El club Deportivo Garmense, de De la Garma, un pueblo de 1.700 personas del sur bonaerense, expulsó «de por vida» a Cristian Tirone (34 años), el futbolista que el domingo agredió con un golpe en la nuca a la árbitra Dalma Cortadi (30) en un partido ante Independencia de Gonzáles Chaves, por la Reserva de la Liga de Tres Arroyos.

«La Comisión Directiva del club decidió de inmediato expulsar al agresor, aunque él todavía no lo sabe porque está incomunicado en la comisaría. Tirone no tiene antecedentes y somos una comunidad chica, donde todos nos conocemos a todos y nos cruzamos varias veces por día, pero es la única decisión que podemos tomar. Lo que hizo es totalmente inaceptable», confirmó a Tiempo el presidente del club, José Del Río.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El tribunal de Penas de la Liga de Tres Arroyos, que reúne a clubes de ese partido, de Gonzáles Chaves y de Coronel Pringles, se reunirá hoy para tratar la sanción a Tirone, aunque se descuenta que también será sancionado de por vida. El defensor reaccionó con un golpe de atrás a Cortadi luego de que la árbitra lo expulsara a él y a su hermano, el arquero del equipo, que iba ganando 2-1 el partido de Reserva.

Mientras Cortadi, todavía conmocionada por el golpe, comienza su recuperación ya en su casa de Tres Arroyos -la agresión ocurrió en la cancha de Independencia de Gonzáles Chaves-, Tirone fue trasladado ayer desde la comisaría de Gonzáles Cháves a la de Tres Arroyos. Enterados de su llegada a la ciudad, amigos y familiares de la árbitra se movilizaron hasta la comisaría para expresarle con gritos su repudio.

«Cortadi está incomunicado y no tiene idea que el mundo está hablando de él», contó Del Río. Según publicó hoy La Voz del Pueblo, de Tres Arroyos, «el fiscal Gabriel Lopazzo le tomó declaración a Tirone aunque el aprehendido decidió no brindar detalles sobre el hecho. De todas formas, se limitó a decir que estaba avergonzado y arrepentido por lo que hizo y pidió disculpas».

El exdefensor de El Garmense está imputado por lesiones leves agravadas por alevosía, por la condición de mujer de la víctima y por haberse cometido durante la realización de un espectáculo deportivo. 

Cortadi, que trabaja en el área de maestranza en el Hospital de Tres Arroyos y comenzó a ser árbitra hace cuatro años, contó que todavía tiene “muchísimo dolor de cabeza y un hormigueo en la cabeza”. 

«Esta persona en su vida cotidiana debe ser agresiva también. En la forma que me pega si mi compañero (Lucas Boneiro) no pone el brazo, me podría haber matado, me lo dijeron muchos médicos que me atendieron. Yo perdí el conocimiento, me voy al vestuario caminando pero pierdo el conocimiento. El sabe con la gravedad que me golpea y dónde golpearme. Debe ser así en su vida cotidiana y no tiene respeto hacia la mujer», agregó Cortadi a La Voz del Pueblo.

Habitantes de De la Garma contaron que Tirone, que trabaja como albañil, no tiene antecedentes de violencia. Está separado y es padre de un hijo. Según Del Río, «Deportivo Garmense tiene 170 socios. En el pueblo no hay muchas distracciones salvo los dos clubes, el nuestro y El Agrario».