Por segunda vez, el gobierno de Australia canceló el visado del tenista serbio Novak Djokovic. El ministro de Inmigración, Alex Hawke, confirmó este viernes que la decisión obedece a motivos de “salud y orden públicos”. De todos modos, la expulsión no se concretará en lo inmediato. Se postergó hasta que la Justicia se expida sobre el caso.

Stephen Lloyd, letrado del gobierno, dijo en una audiencia llevada a cabo este viernes ante el juez que Djokovic no será conducido a un centro de retención antes de su reunión con las autoridades migratorias este sábado.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

«Los australianos han hecho muchos sacrificios durante esta pandemia y esperan, como es lógico, que el resultado de estos sacrificios sea protegido», dijo el primer ministro, Scott Morrison, en un comunicado oficial que actualizaba la situación del caso.

Djokovic llegó a Australia el 5 de enero con un permiso médico especial para el ingreso al país con la intención para participar en el Open Australia. Pero las autoridades lo retuvieron ya que no presentó la documentación que acredite su vacunación contra el coronavirus. Pasó cuatro días demorado en un hotel de la capital australiana, hasta que el lunes un juez ordenó su libertad.

Australia no permite el ingreso a los no ciudadanos o no residentes que no estén completamente vacunados contra el Covid-19. Sí aprueba determinadas exenciones médicas, pero el Gobierno consideró insuficiente la justificación de Djokovic sobre haber padecido covid como impedimento para vacunarse.