Defensores de Amstrong se coronó campeón el sábado por primera vez de la Liga Cañadense. Pero la noticia fue que la Policía de Santa Fe reprimió brutalmente a los jugadores de Sportivo Las Parejas después del partido. Los derrotados hoy deberían enfrentar a Sportivo Belgrano pero pidieron posponer el encuentro debido a la cantidad de jugadores heridos de bala de goma.

La inusitada violencia institucional se desató después del partido cuando algunos de los integrantes del plantel de Las Parejas le recriminaron al polémico árbitro Leandro Bottoni haberles  cobrado un penal en contra, echado a un jugador y anulado un gol. Con todo esto, Las Parejas cayó derrotado 2 a 0 de visitante.

Sin embargo, todo podía ser peor para los subcampeones: la policía los reprimió con postas de goma y varios de los muchachos debieron ser atendidos. Uno de ellos, incluso, fue trasladado a Rosario con alto de perder un ojo.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Según un comunicado de la Unidad Regional III de la Policía de Santa Fe emitido el 5 de diciembre se aclaraba que dada la magnitud del evento se disponía de un amplio Operativo de Seguridad en el que participarán “más de 70 efectivos policiales, a partir de las 15.30 de esa fecha, brindando seguridad a los dirigentes, cuerpos técnicos, tema arbitral y simpatizantes de ambas instituciones, antes, durante y después del cotejo final”. A la luz de los hechos, el procedimiento no cumplió con las expectativas.

El equipo de las Parejas compite tanto en la Liga Cañadense como en el Federal A, en cuyo campeonato hoy, a partir de las 20, debería enfrentar a Sportivo Belgrano. Pero como en ambas ligas cuenta con el mismo plantel, trascendió que el cuerpo técnico pedirá que se postergue este partido porque el conjunto está diezmado.