Después de un 0 a 0 increíble en los 90 minutos de partido, Boca tuvo que esperar hasta el último penal de la serie para poder lanzar ese grito que tenía atragantado: el de campeón. El Xeneize, ganador de la Superliga 17/18, venció a Rosario Central, campeón de la última Copa Argentina, se consagró en la Supercopa Argentina, una final a partido único que se le había negado en 2012 (ante Arsenal, por penales), 2016 (0-4 contra San Lorenzo) y 2018 (0-2 ante River, nada menos).

Así, con el dolor por la final de Libertadores perdida ante River en Madrid todavía fresco, Boca se sacó una espina al poder salir alegre de estos partidos definitorios. «Para mí era un peso muy grande esta final. Veníamos con una mochila muy grande. Nos pudimos sacar un pedacito de ese peso que nos viene cacheteando en las finales. Es un desahogo», reconoció Carlos Tevez, para resumir el sentimiento xeneize. Más que el festejo de un campeonato, el triunfo ante Central parece haber sido la excusa para poder dar por fin vuelta la página de los cruces clave que perdió Boca en los últimos años. Para Gustavo Alfaro fue el primer título como entrenador del club.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

«Esta conquista la quiero compartir con Guillermo (Barros Schelotto) porque fue quien armó este plantel y había dirigido el equipo que fue campeón en 2018 para llegar a esta final», admitió el entrenador.  «Esta Copa le había sido siempre esquiva a Boca. Ojalá esto sea el comienzo de un buen camino de éxitos» auguró Alfaro, que cerró con que «al equipo le faltó precisión en el primer tiempo, se mejoró en el segundo, pero el juego siempre se hizo duro».

Boca dominó ampliamente el encuentro, incluidos cuatro remates en los palos y con una gran actuación del colombiano Sebastián Villa, una de las figuras de la noche por su despliegue por el carril derecho, pero no pudo confirmar ese control y recién pudo definirlo en los penales.

Darío Benedetto, Carlos Tevez, Cristian Pavón, Sebastián Villa, Julio Buffarini y Carlos Izquierdoz anotaron los seis goles de Boca, mientras que para Central anotaron Néstor Ortigoza, Leonardo Gil, el chileno Alfonso Parot, Fernando Zampedri, y Matías Caruzzo, mientras que el ‘xeneize’ Esteban Andrada contuvo el remate de Fabián Rinaudo.

Esta es la primera vez que Boca gana la Supercopa Argentina: perdió las finales de 2012 (contra Arsenal de Sarandí), 2015 (frente a San Lorenzo, por 4-0) y 2018, con un doloroso tropiezo por 2-0 frente a River.