La Federación Internacional de Judo (IJF) suspendió por 10 años al argelino Fethi Nourine por retirarse de los recientes Juegos Olímpicos de Tokio 2020, con el argumento de que no quería combatir con el israelí Tohar Butbul, en la categoría de hasta 73 kilos. La IJF también suspendió al entrenador de Nourine, Amar Benikhlef, por su decisión registrada el 23 de julio.

“Trabajamos duro para clasificarnos, pero la causa palestina es más grande”, había dicho el el argelino tras abandonar Tokio. En su regreso a Argelia fue levantado en andas por sus compatriotas. La Federación Internacional de Judo ya había suspendido de manera temporal a Nurin y a su entrenador por ir “en oposición a los valores del judo, con una estricta política de no discriminación, promoviendo la solidaridad como principio clave”, pero ahora dio una sanción definitiva. 

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Nourine había expresado que su apoyo a la causa palestina le impedía combatir con el israelí Tohar Butbul, a quien debía enfrentar el 26 de julio según había determinado. “Usaron los Juegos Olímpicos como plataforma de protesta y promoción de la propaganda política y religiosa, que es una violación de los estatutos de la IJF y de la Carta Olímpica”, se lee en el comunicado de la entidad, que extendió la sanción hasta el 23 de julio de 2031, aunque Nourine y Benikhlef podrán apelar ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS).

El judoca de Sudán Mohamed Abdalrasool, que debía ser el rival de Nurin en esa primera fase, imitó al argelino y también se negó a pelear con Butbul, quien finalmente llegó hasta los cuartos de final. Aún la IJF no se expidió sobre si Abdalarasool será sancionado.