En exactamente dos meses, la mayoría de los y las futbolistas contratados por clubes argentinos quedarán en libertad de acción. Y, se sabe, para julio aún no se habrán reanudado los torneos, una fecha que se mantiene incierta: mientras algunos especulan con un regreso sin público para septiembre u octubre otros patean la pelota hasta 2021. O sea que alrededor de 2000 futbolistas quedarán sin salario, porque la gran mayoría de los clubes no saldrá a renovar vínculos o hacer fichajes mientras no se sepa cuándo volverá la competencia.

Ante ese panorama, y al tanto de que la mayor pelea de Futbolistas Argentinos Agremiados hasta ahora viene siendo el cobro de los salarios actuales, distintos jugadores se acercaron a Futbolistas Unidxs, un colectivo que nació a finales del año pasado y que tiene como caras más emblemáticas a la delantera de San Lorenzo Macarena Sánchez y al exmediocampista de Boca y Excursionistas Sebastián Vidal. Este miércoles, Futbolistas Unidxs propuso la creación de un Salario Universal por Futbolista mediante un comunicado.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“La gran mayoría del universo de futbolistas vivimos una situación muy distinta de la que impera en el imaginario colectivo. Somos trabajadores, muchas veces combinamos nuestros trabajos de futbolistas con otras ocupaciones. Nuestras cuarentenas poco tienen que ver con esas imágenes que reproducen los medios y las redes sociales de las grandes estrellas”, explican en la carta que dieron a conocer a través de sus redes sociales. La propuesta es que mediante un fondo conjunto entre AFA, Agremiados, clubes, Estado, sponsors y dueños derechos de la TV solventen parte de los 2000 contratos que se vencen el 30/6. El monto, dice el comunicado, será por categoría de finalización de contrato y homogéneo para cada división. La negociación por los montos estará a cargo de los organismos antes mencionados. “Se le pide particularmente a las empresas que suelen lucrar con el negocio del fútbol, que hoy hagan un esfuerzo para sostener a sus principales protagonistas”, detallan.

“Nosotros estamos haciendo una propuesta para no quedarnos en el reclamo. No somos los indicados para instrumentarla, pero creemos que es posible. Es algo parecido a lo que hizo el Gobierno Nacional con la ANSES, anotarse vía digital con sus datos, que se cheque con el gremio y quedaría registrado para ese salario universal por futbolista”, explica Sebastián Vidal, exvolante de Excursionistas y actual secretario de deportes de Avellaneda desde el 10 de diciembre, que además cuenta que en los últimos días recibió decenas de llamados de colegas angustiados.

Las preocupaciones primordiales que expresan son dos. En primer lugar qué pasará después de junio, cuando la mayoría de los contratos de los futbolistas venzan y, sin competición, no habrá club que salga a renovar o hacer nuevos contratos. Luego consideran que la suspensión de los descensos por dos años que dispuso AFA impacta directo en el nivel de salario de los jugadores: habrá pocos equipos que formen planteles para pelear el campeonato y, el resto, optará por poner jugadores juveniles u ofrecer salarios a la baja sin el riesgo de perder la categoría. Desde julio del año pasado, los contratos mínimos de cada división son los siguientes: 34.500 pesos para la primera división; 28.000 en Primera Nacional; $23.000 para Primera B y Argentino A y 20.000 para la Primera C y la Primera A del femenino. La canasta básica familiar argentina, según el último informe de INDEC, se ubica en 42.000 para una familia tipo.