La eliminación de la Selección Argentina de fútbol en la zona de grupos de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, tras el empate 1 a 1 con Honduras, fue tan dura como previsible. La crisis institucional de la AFA produjo entre otras cuestiones un desgaste tal que repercutió de manera directa en el funcionamiento del equipo del Vasco Olarticoechea. Gerardo Werthein, presidente del Comité Olímpico Argentino, ya imaginaba semejante desenlace.

“Ahí estamos, de bicampeones olímpicos a eliminados en la primera vuelta gracias a toda la AFA y a toda esa gente que nos dejó esta herencia”, le dijo Werthein al diario La Nación. “Los pibes (por los jugadores) hicieron lo mejor que pudieron, Olarticoechea también, pero claramente todo fue una improvisación a partir del desastre de la AFA. Faltó eso que te da el tiempo de trabajo”, agregó el directivo en el mismo medio.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Werthein, incluso, fue más explícito: “(Luis) Segura no conducía nada, no mandaba nada.” Y continuó: “Se buscó una solución, pero cuando se improvisa, las cosas no salen bien. Estoy agradecido a todos los jugadores y a Olarticoechea, que se hicieron cargo de una situación muy difícil.”