El dólar ilegal o dólar blue volvió a tener un incremento en su valoración y cerró este martes en el orden de los $ 196. Sin embargo, los movimientos del mercado ilegal de divisas no alteraron la cotización del dólar oficial, que cotizó al cierre de la jornada en $ 105,04; es decir, sin cambios con respecto al lunes.

En tanto, los dólares bursátiles -contado con liquidación y MEP- operaron con leves alzas de hasta el 0,3%. El CCL cotizó a $ 179,94, mientras que el MEP cerró en $ 179,79.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En el mercado mayorista, la cotización de la divisa estadounidense marcó un aumento de ocho centavos, en comparación con el cierre previo, al quedar en un promedio de $ 99,56.

Si se suman los impuestos vigentes, el dólar con el recargo del 30% del Impuesto PAÍS marcó un promedio de $ 136,55 por unidad; y con el anticipo a cuenta del Impuesto a las Ganancias de 35% sobre la compra de divisas, el valor promedio fue de $ 173,32.

Sergio Chouza, economista y docente de la UBA y la Undav, opinó en diálogo con Tiempo: “El factor electoral es insoslayable. Siempre en estos momentos hay un poco de río revuelto y ganancia de pescadores. Es un mercado que en la oferta tiene un grado de concentración enorme, muy opaco, en algunos casos vinculados con algunas sociedades de bolsa, con niveles de liquidez suficiente como para hacer que el precio baje o suba cuando quieren”.

“El dólar blue se arbitra por el segmento financiero. Refleja el ánimo de dolarización de las grandes empresas que buscan cobertura. Entonces, el Blue siempre se arbitra con el CCL y con el MEP, con una prima por la ilegalidad”, analizó.

En ese marco, “lo que hay que mirar es CCL y el MEP, que están en niveles altos, también, pero mucho más bajos en términos reales que el año pasado”.

“Todos estos valores crecen por debajo de la inflación acumulada en el año y se le ganó hasta con un plazo fijo. De todas formas, están en niveles muy altos. Son niveles de sobrerreacción. Si se unificaran los dólares, estos no marcarían el valor de consenso. No reflejan los movimientos de la macroeconomía”, finalizó.

El economista del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), Juan Pablo Costa, apuntó: “Es un mercado extremadamente reducido, lo cual implica que no determina precios de manera directa y es fácil de intervenir y generar modificaciones”.

“En materia de expectativas y comunicacional puede tener algún tipo de impacto. Hay que considerar que en octubre 2020 pasó algo similar (llegó casi a $ 200) y finalmente no se trasladó al oficial y, de hecho, volvió a bajar. Sí es más llamativo el movimiento del CCL y del MEP, que tienen un volumen mayor”.

El índice de tipo de cambio real es lo que te indica si tenés una moneda depreciada o no. La realidad es que tenemos una moneda que no está tan depreciada como antes. La tasa de devaluación es mucho menor a la inflación y eso genera un proceso de apreciación muy paulatino, pero tampoco con un nivel alto de apreciación. Hoy, estamos en el mismo nivel que en julio de 2019, en términos de tipo de cambio real”.

Con todo, Costa estimó que “no debería haber presiones objetivas hacia una evolución en el tipo de cambio oficial”. Además, “el Banco Central recompuso bastante las reservas, por lo cual cuenta con un poder de fuego que le permitiría sostener la situación, al menos hasta el verano”.