En un doble movimiento, el gobierno trazó un acuerdo productivo con un sector de las pymes y elogió la proyección de los llamados unicornios tecnológicos. Afuera de las fotos quedaron la Unión Industrial Argentina (UIA) y el sector más tradicional de la dirigencia agropecuaria.

En el contexto de la campaña electoral 2021, en la que las fuerzas más importantes vuelven a organizarse en torno a la dicotomía de la grieta, la entidad fabril quedó más cerca de la oposición, reclamando un Estado más chico o limitado a regular beneficios para el sector privado. Mientras, las pymes industriales quedaron paradas más cerca de Balcarce 50, con una imagen más propositiva, acercando proyectos en una suerte de mesa horizontal que se propone como trampolín para la pospandemia.

El cuadro es diferente al de 2019. El Frente de Todos llegó a las presidenciales con un apoyo claro de la UIA, entonces conducida por Miguel Acevedo, CEO de la aceitera AGD, propiedad de Roberto Urquía, senador oficialista durante el gobierno de Cristina Fernández y uno de los empresarios que apoyó expresamente la llegada de Alberto Fernández a la Rosada.

En ese entonces a Cgera, como prácticamente al resto de las entidades pymes, le costaba lograr una reunión con el candidato y cuando la conseguía salía con un pedido imposible de unificación de las cámaras representativas del sector para aglutinar la interlocución con las autoridades. El jueves pasado, la entidad presidida por Marcelo Fernández participó activamente del llamado Primer Congreso de Producción y Trabajo, en el que presentó 26 proyectos para “generar empleo, terminar con la desocupación y los planes” en “confianza con el movimiento obrero”, que también fue parte de la mesa de diálogo.

La ausencia de la UIA en ese encuentro fue ruidosa para todos menos para Daniel Funes de Rioja, presidente de la entidad y abogado de la industria alimenticia, que mantiene una relación por demás tirante con las autoridades nacionales por los constantes aumentos de precios que no amainaron ni siquiera en el peor momento de la pandemia de Covid-19.

En diálogo con Tiempo, Funes de Rioja reconoció que no fue invitado al acto del jueves pero intentó, fiel a su estilo, una salida elegante: “Es una convocatoria para cámaras sectoriales y la UIA no es una cámara sectorial. De hecho, algunas de nuestras cámaras asociadas van a asistir”, señaló.

Pero, en rigor, Cgera tampoco es una cámara sectorial sino una confederación de cámaras, comparable a la UIA, pero representativa de pequeñas y medianas empresas exclusivamente, por lo que el argumento de Funes de Rioja quedó muy relativizado. Una pregunta que se abre es si un acuerdo de estas características es posible con una organización como Cgera, que no es la única cámara pyme del país. Otra pregunta es si los gremios la consideran una interlocutora equivalente a la Unión Industrial.

Hay que decir, en ese sentido, que unos pocos días antes la UIA recibió a los ministros de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y de Trabajo, Claudio Moroni, para hablar de la agenda de producción y empleo, y que las dos partes declararon que la cita fue positiva.

Diálogos

Otro escenario de la campaña tuvo lugar el jueves a la mañana en la edición 2021 de Consejo de las Américas, tradicional evento empresarial organizado por Americas Society/Council of the Americas (AS/COA) y la Cámara Argentina de Comercio (CAC). Este acto tuvo fuerte participación del gobierno nacional, candidatos de la oposición y referentes de las grandes empresas locales y multinacionales, donde se produjo un cruce de convocatorias.

Primero, los organizadores, el titular de la CAC, Mario Grinman, y la CEO de AS/COA, Susan Segal, llamaron a propiciar el encuentro de las distintas fuerzas políticas en una agenda de consenso con reformas macroeconómicas y orientadas a un hipotético “mundo híbrido” de la pospandemia como aparente “única posibilidad de salir de la pobreza”. Enfocados en otra alternativa se manifestaron los representantes del gobierno –el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; el ministro de Economía, Martín Guzmán; y el titular del Banco Central, Miguel Pesce– quienes la identificaron en la reactivación de la economía, la estabilidad de los precios y un pronto acuerdo con el FMI, y convocaron a los empresarios a invertir y a respaldar el rumbo de la gestión oficial. «

MESAS

Antes del Congreso de Producción y Trabajo se realizaron 20 mesas sectoriales tripartitas, con “buenos resultados”, dijeron fuentes.