En la primera mitad del año, la inflación de la canasta básica de alimentos pegó con mayor dureza en las 52 localidades en las que la Fundación COLSECOR realiza su relevamiento mensual de precios respecto al Área Metropolitana de Buenos Aires encuestada por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC).

La variación de junio de la Canasta Básica de Alimentos (CBA, que se utiliza para medir los niveles de indigencia) medida por la Fundación COLSECOR fue del 3,9 por ciento. En tanto, la CBA medida por el INDEC dio para junio una variación del 4,6%. Estos porcentajes están en línea con la tendencia de 2021, cuando la CBA de las localidades del interior fue más “barata” que la de AMBA.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Sin embargo, en los primeros seis meses de este 2022 la variación de la CBA COLSECOR fue del 47,8%, mientras que la del INDEC trepó a 41,1%. En los últimos doce meses, la inflación de los alimentos medida por COLSECOR alcanzó el 63,3%, mientras que la medida por el INDEC llegó a 63,7%.

En valores nominales, el informe de Fundación COLSECOR advierte que un adulto promedio necesita en las localidades relevadas $ 14.637 para no caer en la indigencia, mientras que una familia compuesta por dos adultos y dos menores necesita $ 45.230. El valor mediano de la CBA individual se ubica en $ 14.293 y corresponde a Río Tercero.

En el caso del AMBA, INDEC apuntó que un adulto necesita $ 15.057 para no caer en la indigencia, mientras que una familia compuesta por dos adultos y dos menores necesita $ 46.525. Así las cosas, pese a que en la primera mitad del año la CBA del interior fue más cara que la del AMBA, el valor nominal sigue siendo superior en Ciudad Autónoma y Conurbano bonaerense.

Las localidades más caras y las más «baratas»

El ranking de localidades de COLSECOR muestra que Oberá y Puerto Rico (Misiones), así como Guatraché (La Pampa), Villa Huidobro (Córdoba) y Santa María (Buenos Aires) son las localidades que se ubican en las posiciones más económicas, con una CBA mediana de $ 12.508 por adulto.

En tanto, Marisol y Oriente (Buenos Aires) y María Susana, Hughes y Fuentes (Santa Fe) se posicionan como las más costosas, con una CBA mediana de $ 16.985 por adulto. Hay, entre ambos extremos una sustancial diferencia del 36%.

A nivel provincial, el promedio de las localidades relevadas en Córdoba arrojó una CBA individual de $ 14.348, número que se ubica un poco por debajo del promedio general obtenido por Fundación COLSECOR.

En el caso de las localidades del interior de Buenos Aires, la cifra nominal de la línea de indigencia se eleva a $ 15.350 por adulto. Esta es incluso más cara que la medida por el INDEC para el AMBA. Sin embargo, cabe aclarar que el promedio se ve distorsionado por la citada Marisol, cuyo umbral de indigencia se encuentra en $ 19.500, con una canasta familiar para 4 integrantes ubicada en $ 64.544.

Para las localidades bonaerenses, la mediana se ubica en $ 14.846, número inferior a la CBA del INDEC.

En el caso de Santa Fe, no hay ningún valor que distorsione el promedio, ubicado en $ 15.688, número que se ubica muy por encima del resto de los valores expresados en las distintas provincias. Sin embargo, algunas localidades tienen índices elevados: en María Susana, una familia de cuatro integrantes necesita $ 58.135 para no caer en la indigencia, en Hughes, $ 57.895, en Fuentes, $ 56.204, y en Funes, $ 53.188.

La CBA medida por Fundación COLSECOR releva los componentes de la CBA establecida por el INDEC. Los precios se registran la primera semana de cada mes en el comercio más concurrido de la localidad y corresponden a los productos de mayor consumo, por lo que influyen los hábitos de cada lugar.