Son alrededor de 600 puestos de trabajo que están en jaque como resultado del vencimiento de la licitación de Terminal 5 en manos de la operadora hongkonesa Huthcison – BACTSSA en marzo de 2021.

Desde la Administración General de Puertos (AGP) aseguran que los pliegos están prontos para su presentación pero que el resultado de la licitación estará lista recién para 2022.

En el medio, habría un plan de contingencia que implica la absorción de los empleados de la operadora BACTSSA y de los tercerizados por parte de las operadoras de las terminales 1 a 4, TRP y APM así como el uso del terreno y los muelles propiedad del Estado para ese fin. Desde los sindicatos, sin embargo, aseguran que se enteraron del acta “por los medios” y que “carece de validez el compromiso son la firma de los gremios”.

Por eso, los trabajadores optaron profundizar las medidas de fuerza con el propósito de reclamar lo que ellos consideran que es la única garantía de continuidad de todos los trabajadores: la extensión de la concesión para que su caducidad coincida con la del resto de las terminales e inducir una licitación única y de una sola vez.


También podes leer: Los trabajadores del puerto en el fuego cruzado entre Ciudad, Provincia y Nación


Un plenario de delegados de los diferentes sindicatos que integran la Federación Marítima Portuaria y de La Industria Naval de La República Argentina (FEMPINRA) realizado la semana pasada ya había resuelto un paro para esta semana que anunciarían horas antes con el propósito de impedir la conciliación obligatoria.

El anuncio a media tarde de ayer, sin embargo, no logró su cometido y la cartera laboral en nombre de la preservación del “interés general” y en virtud de la excepcionalidad del rubro contemplada en el decreto 297/20 que estableció el Aislamiento Social y Preventivo Obligatorio (ASPO) y el carácter “esencial” del personal involucrado, dictó la conciliación obligatoria apenas unas horas después por un período de quince días hábiles.

A la hora de fundamentar la medida, Roberto Coria, Secretario General del Sindicato de Guincheros y Maquinistas señaló que “la grave crisis que atraviesa la Terminal 5 con efectiva potencialidad de pérdida de los derechos, tanto de los trabajadores, tanto efectivos como tercerizados”.

El reclamo fue orientado al Poder Ejecutivo para que, según un comunicado de todas las organizaciones sindicales, “reflexione y proceda a determinar la prórroga de la actividad del concesionario de la Terminal 5 del Puerto de Buenos Aires para hacerla coincidir con el resto de las terminales de dicho Puerto en el mes de mayo del 2022”. Desde la Administración General de Puertos aseguran que la legislación vigente impide una nueva prórroga que supere el 20% del período de la concesión ya concedida aunque adelantan que “la política es seguir generando las reuniones”.

Ante la decisión de la cartera laboral los gremios decidieron acatar la conciliación y a la vez promover una movilización a la residencia presidencial de Olivos.

En un comunicado explicaron que, “desde el mediodía se está normalizando la operatoria portuaria” y a través de la voz de  Omar Perez y Manuel Ojeda, representantes del cuerpo de delegados, señalaron conjuntamente que la marcha llevada a cabo en la mañana del martes “representa que nos ponemos a la cabeza de la defensa de los puestos de trabajo en la crítica situación de incertidumbre que atraviesan todos los compañeros del Puerto de Buenos Aires, con efectiva potencialidad de pérdida de los derechos, tanto de los efectivos como tercerizados”.

En el petitorio los sindicatos formalizaron su reclamo al presidente Alberto Fernández para que se prorrogue la concesión de la Terminal 5 hasta el mes de mayo de 2022. Al mismo tiempo bregaron para que “el nuevo proceso de licitación de todo el Puerto de Buenos Aires se realice con transparencia y las mayores garantías de competitividad para quienes se presenten, con la preservación de las fuentes de trabajo de todos quienes hoy trabajan en el Puerto de Buenos Aires”.

Desde los gremios además, recordaron que “en mayo de 2020, con la intervención de las máximas autoridades del Ministerio de Transporte de la Nación, la comunidad portuaria y el Gobierno Nacional habían acordado que las terminales del Puerto de Buenos Aires puedan ver prorrogados sus concesiones hasta el mes de mayo de 2022”. Es el acuerdo que, ahora, reclaman que se cumpla.