Probablemente no haya escritor en la historia del que se tomaron tantas historias originales para llevarlas al audiovisual. Más de uno de los que leyó a Stephen King menciona esa idea de estar viendo una película al leer alguna de sus novelas. A punto de estrenarse The Stand y con once proyectos de series en distinto grado de desarrollo, estas son, en orden cronológico, cinco producciones que rescataron el espíritu del gran escritor del terror y el fantástico.


Carrie (1976, película)

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Obra maestra del terror cuando todavía el mundo estaba conmovido por El Exorcista y parecía que nada podía superarlo. No, no lo hace, pero el film de Brian de Palma consigue descubrir ante los espectadores que en ese escritor de Best Sellers había un relator formidable y un escritor de muchas y más profundas ideas de las que el establishment cultural solía atribuir al género. Cuenta cómo Carrie White, una tímida adolescente que vive con su madre (fanática religiosa), es burlada constantemente por sus compañeros de escuela. Una de ellas consiste en hacerle una broma macabra luego de que Carrie descubre su primera menstruación mientras están en la ducha del campo de deportes. Las consecuencias de la broma serán terribles, pero un gran acto de justicia.


El resplandor (1980, película)

A fuerza de grandes historias y directores a la altura (Stanley Kubrick en este caso), Stephen King se convierte en el nuevo referente del género de terror, donde ya no sólo se trata de dar miedo. O mejor dicho, dar miedo a partir de las consecuencias que pueden traer los propios actos, donde los hechos sobrenaturales responden a salidas de la vida en la Tierra traumáticas o no pacíficas. Su talento para darle el toque preciso del fantástico a sus sombrías historias, convierten a cada uno de sus relatos en aterradores. Aquí, Jack Torrance se traslada con su mujer y su hijo de siete años a Denver, Colorado, para hacerse cargo del gran hotel Overlook durante invierno, cuando está todo cerrado. Una situación ideal para meterse de lleno con la novela que sueña escribir. Lo que sucederá será más bien lo contrario a la paz: fenómenos paranormales de variado tipo que tienen que ver con el pasado del hotel, llevan a situaciones trágicas.


Misery (1990, película)

El escritor Paul Sheldon (James Caan) siente que lleva años tirando su talento en novelas románticas protagonizadas por una mujer llamada Misery. Dispuesto a darle un nuevo rumbo a su carrera, decide ‘matar’ a Misery y refugiarse en algún bello paraje de Colorado a escribir una novela seria. Feliz del texto conseguido, emprende el regreso, pero un accidente lo deja a mitad de camino. Tiene la suerte, cree, de ser socorrido por Annie Wilkes (Kathy Bates), que además es su admiradora, en especial de su personaje Misery. King anticipa varias de las disputas y divisiones que hoy son tan claras en Estados Unidos (y en varios lugares del mundo): en especial la visión de la América profunda representada por la impetuosa y brusca Annie, contra la cosmopolita y prácticamente desterritorializada (porque su mercado, perdón, su patria, es el mundo) de Paul.

 

Milagros inesperados (1999, película)

The Green Mile es su nombre original, y refiere a la distancia que separa las celdas de los reclusos condenados a la silla eléctrica en un estado sureño de Estados Unidos. Ambientada durante la Gran Depresión de los años 30, allí pasa sus últimos días John Coffey, un gigantesco hombre negro (literal) acusado de matar brutalmente a dos nenas de nueve años, hermanas ellas. Su guardiacárcel principal es Paul Edgecomb (Tom Hanks), y él será quien -a partir de un reconocimiento mutuo que los lleva al respeto y la admiración, casi a la amistad- lo ayudará a descubrir un don prodigioso que no sabía que tenía. Ese tipo de relaciones entrañables entre dos desconocidos del que King también hizo un sello, tiene en este film una de sus mejores muestras.


The Outsider (2020, serie)

La mejor de las varias series basadas en la obra de King. En diez episodios manejados por Richard Price, el detective Ralph Anderson (Ben Mendelsohn) y la investigadora Holly Gibney (Cynthia Erivo) deben resolver el brutal asesinato de Frankie Peterson, un chico de 11 años. Como la mayoría de las grandes obras de King transcurre en un pueblo al que parece que nada lo puede alterar, ya que ahí todo siempre anda muy bien. Pero King sabe que en todos los lugares se cuecen habas, y la peores se cuecen en aquellos lugares de superficies más apacibles. La novela publicada en 2018 evidencia que lo que se empezaba a percibir en los 90 parece haber adquirido una oscuridad prácticamente inmanejable.