El mundo de la música no contaba con registros oficiales de David Bowie y Morrissey, uno de los fans más notorios del Duque Blanco. Lo cierto es que eso era hasta ahora, fundamentalmente porque recientemente se publicó un single que viene a reparar esa falta que hasta el momento sólo era posible de encontrar en grabaciones piratas de escasa calidad de sonido.

Se trata de “Cosmic Dancer”, el clásico de T-Rex escrito por Marc Bolan, -que ya puede apreciarse en plataformas digitales y en video-, y que también tendrá su versión física a la venta el próximo 19 de febrero. El track es una versión en vivo grabada en el Inglewood Forum de la ciudad de Los Ángeles el 6 de febrero de 1991.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La versión física que cuenta con una foto de ambos artistas y que ya se encuentra en calidad de preventa, en realidad es un single de doble Lado A, porque en el otro lado del vinilo se encuentra la versión de “That´s Entertainment” de la banda británica The Jam, grabada por Morrissey durante este año.

La relación entre ambos músicos comenzó a finales de los 80 cuando Morrissey se enteró por medio de la prensa que a Bowie le gustaban mucho sus canciones junto a The Smiths. Luego de conocerse, ambos se invitaron mutuamente a sus conciertos y mantuvieron una gran relación.

Pero todo comenzó a venirse abajo cuando en 1995 ambos salieron de gira, lógicamente con Bowie como acto central y el otro como acto apertura. Por esos días pudo saberse que Morrissey no ocultaba su malestar al ser anunciado en los afiches del tour de una manera simple, y mucho menos como un invitado estelar, algo que el ex The Smiths consideró como una seria falta de respeto.

En muchas grabaciones de audio de aquellos días se puede escuchar a Morrissey dirigirse al público diciéndoles: “hola, somos el grupo soporte”, dejando en claro su malestar por el trato que recibía su figura durante el tour.

Fue durante esos días que Bowie comenzó a aparecer imprevistamente en el set de Morrissey, retirando a sus músicos para quedar en el escenario junto a él. Si bien la idea del primero era que los dos interpretasen una canción juntos, casi al final del show, lo cierto es que al ex The Smiths no le gustaba la idea. Y tanto fue así que terminó por desaparecer junto a su banda por el resto de la gira, algo que a Bowie no le gustó en absoluto.

Un año más tarde y cuando le preguntaron por qué había abandonado el tour junto a Bowie, Morrissey fue más que contundente, afirmando que “él no es el artista de antes. Ahora le da a la gente lo que él considera que está bien, pero la gente se la pasa bostezando abajo del escenario. Creo que ya no es relevante y en el pasado sólo lo fue por accidente”, sentenció.

Con semejante opinión de uno sobre el otro, los músicos no volvieron a hablarse. En algún momento durante 2013 fue Morrissey quien solicitó permiso para publicar un single cuya tapa llevase una foto suya junto a David Bowie, algo que a este último no le gustó, al punto de negar su permiso por intermedio de su sello discográfico.

Más allá de las idas y vueltas entre ambos, Bowie (que murió en 2016) jamás emitió opinión sobre los hechos (referidos a la gira de 1995) y dichos de Morrissey ante la prensa. Hoy la edición de este nuevo single que rescata una gran performance de 1991 parece finalmente cerrar heridas entre dos iconos del mundo del pop.