Paul McCartney ofreció más revelaciones sobre un período controversial en la historia de los Fab Four. En declaraciones a la revista Rolling Stone, afirmó que en la actualidad su relación con Yoko Ono es buena, pero cuando ella apareció en el seno del grupo su presencia para el resto de los Beatles resultó inquietante: “Estaba sentada en los amplificadores, mientras estábamos grabando. La mayoría de las bandas no podrían manejar eso. Nosotros lo manejamos, pero no asombrosamente bien, porque estábamos muy tensos. No éramos sexistas, pero las chicas no iban al estudio; solían dejarnos trabajar. Cuando John llegó con Yoko, ella no estaba en la sala de control o en un lado. Estaba en medio de nosotros cuatro”, afirmó en la entrevista.

Sobre Lennon afirmó: «John es irremplazable. Cremimos juntos desde chicos, en las mismas circunstancias y con las mismas influencias. El conocía los discos que yo conocía, y yo conocía los discos que él conocía. Escribí la primera canción inocente con él. Años después de la separación de Los Beatles, nos encontramos y nos abrazamos. Fue grandioso porque no lo hacíamos usualmente. Él me dijo: ‘Es bueno tocarte’ y siempre recordé eso que dijo». De la misma forma también tuvo palabras elogiosas para Ringo Starr: «Nuestros caminos son paralelos, con algunas intersecciones. El es un gran baterista. Esa es la cuestión con Ringo. El tiene un toque que nadie más tiene».

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE