Tres años después del lanzamiento del ARSAT-2, Argentina vuelve a festejar la puesta en órbita de un satélite desarrollado íntegramente en el país. Se trata del SAOCOM 1A que, si las condiciones meteorológicas lo permiten, despegará esta noche a las 23:21 desde la Base Vandenberg en California (EE UU). El satélite, que comenzó a ser construido en 2007, fue diseñado para detectar la humedad del suelo y obtener información de la superficie terrestre en cualquier condición meteorológica u hora del día. «Esto permitirá prevenir, monitorear, mitigar y evaluar catástrofes naturales o antrópicas», aseguraron desde la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE).

La construcción del SAOCOM 1A involucró a distintas empresas de tecnología estatales del país. En la CONAE en Córdoba se integró la antena radar; en la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) en Buenos Aires los paneles solares, la estructura de la antena radar y los dispositivos de despliegue; en INVAP se construyó la plataforma satelital y en CEATSA, ambos de Bariloche, se realizaron las pruebas previas al lanzamiento. Desde allí el satélite viajó en el avión Antonov (el mismo que se usó para el traslado de los ARSAT 1 y 2) hacia los Estados Unidos para los preparativos de su lanzamiento. Esta noche, desde la costa de California, en la Base Vandenberg de la Fuerza Aérea estadounidense, el SAOCOM comenzará su camino hacia su órbita final con un cohete Falcon 9 Block 5 de la empresa SpaceX.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El SAOCOM 1A, que en 2007 comenzó a construirse desde su ingeniería básica, pudo esquivar la suerte de sus primos geoestacionarios ARSAT, cuya construcción fue suspendida en 2016 con el argumento de buscar algún socio privado interesado en invertir. Este inició la construcción del modelo de vuelo en 2013 y finalizó en 2017, para ser ensayado y lanzado hoy. En 2015 también se inició la fabricación del SAOCOM 1B, que por ahora continúa en proceso de elaboración en la CONAE en Córdoba y en INVAP en Bariloche.

Según explicó la CONAE, este satélite permitirá generar mapas de humedad del suelo diariamente, con resolución espacial y área de cobertura disponibles por primera vez en Argentina y en el mundo. También permitirá identificar zonas en riesgo de inundación y dar alertas tempranas; detectar suelos con riesgo de incendios; producir mapas de riesgo de enfermedades de cultivos y evaluar escenarios para la toma de decisiones de siembra y fertilización; entre otras cosas.  «