Tras una presentación de la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) y la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH), finalmente fueron desafectados los jefes policiales de la comisaría de Laprida por el crimen de Daiana Abregú. La joven de veintiséis años y madre de un niño de diez, fue hallada sin vida en la celda donde permanecía detenida por una contravención el pasado 5 de junio. 

En diálogo con Tiempo, el secretario general del organismo interventor Roberto Cipriano García, contó cómo fue el proceso de desafectación de los uniformados la semana pasada como respuesta de una carta que enviaron a la gobernación bonaerense Axel Kicillof: “Cuando ocurrió el crimen el ahora exjefe de Policía Comunal de Laprida, comisario inspector Marcelo Amaya, y el exjefe de la estación de la misma fuerza, comisario Cristian Barrios, habían sido trasladados a la ciudad de Tres Arroyos para continuar allí cumpliendo sus funciones”, recordó.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Ese había sido el castigo que recibieron a pesar de ser los responsables jerárquicos de la comisaría donde fue asesinada Daiana el pasado cinco de junio, mientras se encontraba bajo custodia estatal” señaló García. “Ante esta situación, le enviamos una carta al gobernador bonaerense -Axel Kicillof- de parte de la CPM y la APDH”, reconstruyó. Continuó subrayando que por ese escrito “ambos policías finalmente la semana pasada fueron desafectados mientras dure la investigación penal”, además de haberse llevado a cabo “la intervención de la dependencia policial donde sucedieron los hechos”.

“Sabemos que es una práctica habitual de las distintas policías y que se remonta en el tiempo. Consideramos que es inaceptable las conductas sospechadas por parte de integrantes de las fuerzas de seguridad porque son quienes deben velar, precisamente, por la prevención del delito”, denunció García.  “Estos tipos de casos generan desconfianza social y esto se traduce en una comunidad alertada; aspiramos a una seguridad democrática para el bien común”, aseguró.

“Repudiamos este mecanismo de corrupción institucional que todo el tiempo viola la Ley Orgánica Policial 13.482”, remarcó el abogado García. “La misma estipula que las fuerzas de seguridad deben ser absolutamente respetuosas de los Derechos Humanos, como lo indican los parámetros constitucionales nacionales y provinciales”, resaltó.

Desde la CPM explican que los policías debían haber sido separados preventivamente de sus cargos en el momento que sucedieron los hechos, ya que ambos resultan ser los funcionarios responsables -por acción u omisión- de la muerte de Daiana.

Por todas estas razones, los organismos de Derechos Humanos solicitaron al gobernador de la provincia de Buenos Aires, que se dispongan las medidas normativas necesarias para impedir que se repita la práctica que denuncian por el crimen de la joven. La carta que confeccionaron lleva las firmas de los tres co-presidentes de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos Soledad Astudillo, Guillermo Torremare, Eduardo Tavani y de los co-presidentes de la Comisión Provincial por la Memoria, Adolfo Pérez Esquivel, Dora Barrancos y el secretario Roberto Cipriano García.

El detalle del caso Daiana Abregú

Daiana Abregú de 26 años y madre de un niño de diez, fue detenida el pasado cinco de junio por una contravención menor de “alteración del orden público”. Fue alojada en la comisaría de Laprida donde a las pocas horas y, de acuerdo a lo que informó la policial, “la joven fue encontrada ahorcada en la celda”.

Semanas después, los dichos de los uniformados fueron desmontados por la segunda autopsia que se le practicó al cuerpo de Daiana que se realizó cumpliendo con el protocolo Minnesota. Es una herramienta pericial diseñada para el análisis de muertes que ocurren bajo custodia estatal.

El estudio había sido solicitado por la CPM y el abogado de la familia de la víctima. Por eso se comprobó que ella no se había ahorcado, porque no existían rastros en su cuello. Ahora están a la espera de otros resultados más finos que dejaran al descubierto -en forma clara y precisa- bajo qué mecánica se produjo la muerte ya que no fue por ahorcamiento como dijo la Policía.