El presidente Alberto Fernández se reunió este viernes en la Casa de Gobierno con un grupo de familiares de víctimas de femicidio, al cumplirse siete años de la primera movilización del colectivo “Ni Una Menos”.

Participaron del encuentro, que se desarrolló en el Salón de las Mujeres de la Casa Rosada, Marta Montero, mamá de Lucía Pérez; Mónica Ferreyra y Ricardo Fulles, padres de Araceli Fulles; Alfredo Barrera, papá de Carla Soggiu; Alberto Basaldúa y Dora Reyes, padres de Cecilia Basaldúa; Blanca Ozan, mamá de Agustina Fredes; y César Ezequiel Moscoso y Wanda Banegas, familiares de Katherine Moscoso.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Estuvieron presentes también Facundo Ortiz y Marisa Rodríguez, padres de Luna Ortiz; Gabriela Monzón y Gabriel López, mamá y hermano de Gisela López; Flavia Pastori, hermana de Sandra Pastori; María Elena Aduriz, mamá de Ángeles Rawson; Beatriz Regal y Jorge Tadei, padres de Wanda Tadei.

Integran la nómina de invitados Analía Romero, mamá de Camila Flores; Luciana Orieta, familiar de Mariela Orieta; Néstor García y Andrea Lescano, familiares de Micaela García; María Rosa Leonelli y Antonella Valdez, familiares de Cintia Cerrudo; y Pablo Ruiz Peralta.

Acompañaron al Presidente la ministra de Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta, la secretaria de Legal y Técnica de la Presidencia, Vilma Ibarra y la portavoz Gabriela Cerruti.

«Varios de ellos habían solicitado entrevista con el Presidente, quien decidió recibirlos hoy en un día tan sensible y particular para la ciudadanía. Escuchamos centralmente las particularidades de cada caso, ya que no todas las situaciones son iguales: hay una enorme diferencia cuando un caso tiene justicia y otros no», explicó en declaraciones a la prensa tras el encuentro la ministra Gómez Alcorta.

«En muchos de los casos aún hay impunidad, en donde los propios familiares tienen que lidiar con la muerte de una hija y luego contra el poder y, en particular, del Poder Judicial», indicó la funcionaria.

Gómez Alcorta explicó que el Presidente «entendió que era un modo de visibilizar estos hechos que aún estaban impunes, a las respectivas provincias, para que en sus ámbitos de competencia tomaran las medidas que tenían que tomar».

En un mensaje que publicó esta mañana en su cuenta de Twitter, el jefe del Estado recordó que «hace 7 años las mujeres y LGBTI+ alzaron la voz al grito de #NiUnaMenos” y que “desde el Gobierno, escuchamos la demanda de las calles y la tradujimos en políticas públicas para acompañar a quienes atraviesan situaciones de violencia de género en su camino a una vida libre».

Fernández acompañó su mensaje con fotos de las anteriores manifestaciones del colectivo “Ni una menos”.

Con réplicas en todo el país, la marcha de Ni Una Menos en la ciudad de Buenos Aires tendrá lugar esta tarde desde Plaza de Mayo al Congreso, a lo que se sumarán actividades de organizaciones feministas durante toda la jornada, en ocasión de cumplirse siete años de la primera movilización.

Ayer, Gómez Alcorta se reunió con periodistas, en el día previo del aniversario de la marcha para hacer un balance del Plan Nacional de Acción contra las Violencias por Motivos de Género 2020-2022, que cierra la primera etapa a principios de julio próximo, mes en que se presentará la segunda edición.

Las respuestas políticas a las personas en situación de violencia son integrales, con apoyo psicosocial y económico estatal, por eso el programa nacional Acompañar que otorga un sueldo básico ante situaciones extremas violentas, representa el 91% del presupuesto del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad, explicó ayer la funcionaria.

«La gente no nos pide refugios, nos pide que avancemos en este cambio de paradigma que modificó el modo en que el Estado previene y acompaña las violencias», sostuvo la ministra.