El fiscal Sebastián Fedullo obtuvo los resultados del informe preliminar realizado por los bomberos y confirmó que el origen del fuego en el departamento de Recoleta donde murieron cinco personas fueron las baterías de litio de un monopatín eléctrico.

“El origen del foco ígneo fueron las baterías de litio de un monopatín que estaba en el living”, indicó. Aclaró, además, que “no hubo una explosión de baterías” y que “pudo haber varias causales” que expliquen por qué se incendiaron.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Algunas veces se genera un efecto como si fuera una bengala, que produce una llama que luego se propaga; puede haber sido por sobrecarga, exposición al sol, falla interna, pero eso lo determinarán las pericias”, dijo en declaraciones al canal TN.

A medida que avanza la investigación, la hipótesis más firme indica que se trató de un incendio accidental, tal como sostuvo Fedullo en las primeras horas tras el trágico incendio.

En tanto, continúan las pericias sobre el edificio de Ecuador 1026, de 14 pisos, que permanece deshabitado. Vecinos y vecinas podrán regresar recién cuando “Edenor y Metrogás lo habiliten”.

Se espera, también, el resultado de las autopsias sobre las víctimas fatales. “A priori se presume que fueron por inhalación de monóxido de carbono”, señaló el fiscal.

El padre de familia, Isaac Jabbaz, de 55 años, permanece en estado “delicado” en el Sanatorio Anchorena, de la localidad bonaerense de San Martín. Sólo podrá declarar en la causa cuando avance su recuperación. Deberán dar testimonio, asimismo, las demás personas afectadas por el incendio que se desató en el séptimo piso. Aún permanecen internadas 12 de ellas.