El equipo de fiscales que investiga el crimen de Lucio Dupuy, el niño de cinco años asesinado el viernes pasado en la ciudad pampeana de Santa Rosa presuntamente por su madre y la pareja de ésta, recibió el informe de la autopsia que confirma que la víctima presentaba politraumatismos por golpes, mordeduras y quemaduras, de vieja y reciente data.

En tanto, la Fiscalía de Investigaciones Administrativas (FIA) de La Pampa solicitó al Ministerio de Salud provincial un informe sobre los ingresos del niño a distintos hospitales y centros de salud de dicha ciudad ya que, de acuerdo con la historia clínica, fue atendido cinco veces en tres meses por presentar lesiones, algunas de ellas de gravedad.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Fuentes judiciales informaron a Télam que este pedido, realizado por el fiscal Juan Carlos Carola, se fundamenta en la cantidad de veces que Lucio ingresó a centros de salud con distintas lesiones, algunas graves, sin que se registrara denuncia alguna por parte de las autoridades sanitarias intervinientes.

Uno de los fiscales que integra el equipo creado especialmente para investigar el crimen, Walter Martos, reiteró hoy lo que ya se había difundido oficialmente desde el Poder Judicial pampeano: «Dentro del ámbito del Ministerio Público Fiscal o en la Unidad de Género, Niñez y Adolescencia, no existe una denuncia formal de maltrato contra Lucio».

No obstante, en la historia clínica del niño figura que el 15 de diciembre de 2020 fue asistido por «traumatismos de miembro superior» en el Hospital Evita y el 18 de ese mismo mes, en el Hospital Molas, donde le diagnosticaron «fractura a nivel de la muñeca y de la mano».

También que el 22 de enero de 2021 fue llevado a la posta del barrio Río Atuel, donde los médicos constataron «traumatismos de miembro superior», mientras que el 1 de febrero volvió al Hospital Evita por un «código T14-1», es decir, un traumatismo en el cuerpo.

Finalmente, el 23 de marzo último le diagnosticaron en el Hospital Evita «mallet finger», una deformidad en el dedo que se genera por una fractura ósea de la falange distal.

Las lesiones que Lucio sufrió tiempo antes del asesinato, fueron ahora ratificadas por el forense Juan Carlos Toulouse, quien en la autopsia se refirió a mordeduras, quemaduras y golpes de antigua y reciente data y ayer aseguró a Télam que en sus casi 30 años de profesión «nunca» vio algo igual.

Asimismo, la autopsia confirmó que la causa de muerte del niño fue consecuencia de «politraumatismos» en distintas partes del cuerpo y una «hemorragia interna».

Ahora, desde la FIA procuran establecer los motivos por los cuales las autoridades médicas no hicieron las denuncias correspondientes y el niño no llegó a ser auxiliado y puesto a resguardo por algún organismo del Estado provincial.