“Situación crítica en el banco de sangre”, advirtió el Hospital de Clínicas, y explicó que “con la baja de internaciones por Covid-19 se incrementaron las cirugías programadas, los tratamientos por cáncer y leucemia, pero son cada vez menos los donantes de sangre”. Desde ese hospital encendieron la alarma para convocar a la población que cumpla los requisitos a donar sangre.

La baja en la cantidad de donaciones se dio durante toda la pandemia, no sólo en el Clínicas y no sólo en la Argentina. Se trata de un recurso vital: cada año millones de personas necesitan transfusiones sanguíneas y se estima que 9 de cada 10 personas alguna vez van a necesitar una transfusión de sangre, ya sea en el marco de una cirugía, luego de sufrir un accidente o por alguna enfermedad que requiera un tratamiento con componentes sanguíneos.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“La División de Hemoterapia necesita con urgencia dadores para dar respuesta a los pacientes que tienen que operarse. Los pacientes no pueden seguir esperando para su tratamiento. Cambiar esta situación está en cada uno de nosotros. ¡Con solo 45 minutos podés ayudar a 3 personas!”, exclama una de las campañas lanzadas desde el Clínicas. Allí, la falta de presencialidad en la Universidad de Buenos Aires se sintió con fuerza: era una de sus principales fuentes de donantes a través de campañas en las facultades.

“En el hospital están incrementándose los turnos para cirugías, son complejas, con pacientes que vienen de distintas provincias. Y eso requiere mayor disponibilidad de sangre. La semana pasada teníamos una fuerte necesidad y empezamos a publicar la importancia de la donación y al ponerlo en agenda tuvimos una excelente repercusión: hoy vinieron alrededor de 50 personas. Ayer, 35. Fue excelente la repercusión en la sociedad”, destacó Alejandra Vellicce, jefa del departamento de Hemoterapia de ese hospital.

Además de las campañas de difusión, otros hospitales apuntaron a fidelizar a sus donantes habituales, con un seguimiento personalizado. Fue el caso del Durand. “Tenemos un equipo destinado especialmente a eso: fidelizar donantes. No sin esfuerzo. Hacemos mucho para que el donante que ya vino al menos una vez, vuelva”, contó Patricia Epstein, jefa del servicio de Hemoterapia de este hospital porteño. “Los llaman, les escriben. Eso nos ha servido mucho el año pasado y nos sirve hoy. El año pasado se complicó muchísimo por la pandemia. Dejamos de trabajar por espontáneo -que la gente viniera cuando quisiera- y empezamos a trabajar por turnos. Hicimos un trabajo muy personalizado y también con una posta compartida con otros hospitales. Con esto hemos suplido la necesidad nuestra y hemos colaborado con la red”.

Oscar Torres, presidente de la Asociación Argentina de Hemoterapia, Inmunohematología y Terapia Celular (Aahitc) y coordinador de la red que depende del Gobierno de la Ciudad, señaló que “la situación del Clínicas es gravísima y no es nueva, pero no es la realidad de la República Argentina. A nivel nacional la situación no está tan mal, pero tampoco está bien”. Detalló que “en el peor momento de la primera ola y la segunda de la pandemia de coronavirus se llegó a tener 80% de disminución de donantes. Porque la gente tenía miedo de ir a hospitales, porque estaba reducida la circulación, por distintas razones. La situación está un poco más controlada desde el punto de vista del Covid, pero se están poniendo al día las cirugías que se postergaron y se está consumiendo más sangre”. En la Ciudad de Buenos Aires, indicó, el promedio debería ser de 300 donantes por día. Pero está entre 160 y 170 donaciones.

Para intentar elevar esa cifra, se apela a las colectas externas. Puntos de donación fuera de los hospitales. “Esas colectas dan buenas respuestas. Pero no tenemos buenas respuestas en los hospitales. Porque el donante es una persona sana y no quiere ir al hospital. Lamentablemente en CABA no hay un centro de hemoterapia como tienen otras provincias. Si tuviéramos un centro regional, seguramente tendríamos más donantes”, planteó Torres. Y apuntó a la “falta de decisión política” como factor determinante para que eso exista. “Es un reclamo, hay una ley que dice que debe existir pero hay una decisión política que lo está posponiendo. Hay personal capacitado, lo que necesitamos es decisión política”, insistió.

Las colectas externas generan un promedio de 30-40 donaciones por posta. “Pero no las podemos hacer todo los días porque estamos sacando personal de los hospitales. Si tuviéramos personal propio, las podríamos hacer todos los días”, contrastó Torres. Y pidió “que la población se anime a donar, a hacer este acto solidario. Que no piense en que va a dar sangre para un paciente, que piense que va a dar sangre para el país. Ese es el concepto. No hay que esperar a donar para un conocido que convoca. Necesitamos del donante que va en forma espontánea”.

COORDENADAS PARA DONAR

Las próximas colectas externas que coordina la Red de Medicina Transfusional del Ministerio de Salud del Gobierno de la Ciudad serán el martes 14 en la Facultad de Odontología de la UBA (Arzobispo Espinosa 600, Salón del sexto piso, sector B), de 9.30 a 16, y el miércoles 15 en El Templete (Caseros 3250), de 9 a 15. Las fechas y lugares pueden consultarse en la web oficial porteña.

En el Hospital de Clínicas, se puede donar en Avenida Córdoba 2351, tercer piso, sector Hemoterapia. De lunes a viernes de 8 a 12:30 y sábados de 8 a 12. Antes de asistir hay que desayunar y, en caso de haber tenido coronavirus, se deben esperar tres meses. Tras recibir la vacuna contra el Covid, en cambio, sólo hay que esperar 72 horas.