La Administración de Parques Nacionales (APN) anunció que el próximo mes concretará la mudanza de su Sede Central a otro edificio provisorio, mientras culmina la puesta en valor del antiguo Hotel Majestic, donde pasará a funcionar definitivamente. Esto de por sí no tendría gran relevancia, si no fuera por un detalle: el lugar que dejan (frente al Teatro Colón) fue elegido como sede durante la gestión de Mauricio Macri a un costo de alquiler de u$s 1.560.000 anuales. ¿Quién construyó esa torre? Nicolás Caputo. La nueva gestión logró renegociar el contrato por 980.000 dólares anuales y con la flamante mudanza, el Estado se ahorrará otros 560 mil dólares al año.

“Una decisión estratégica”. Así lo llamóel Directorio de la APN a la mudanza “temporal” de la Sede Central del actual inmueble de calle Pellegrini 657, frente al Teatro Colón, a un edificio en Rivadavia 1475, “prevista para el mes de noviembre próximo”, según informaron a Tiempo.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Ese acto, revelaron, “permitirá lograr un ahorro anual de 560 mil dólares (58.240.000 pesos) en el alquiler del edificio administrativo, un 57% el costo del alquiler, y redireccionar recursos presupuestarios a las diversas áreas protegidas en todo el país, y continuar con las obras de restauración de las instalaciones de los edificios históricos de la futura sede definitiva de la Casa Central de la APN en el antiguo Hotel Majestic, y del Palacio Haedo, que será un Centro de Visitantes”.

La gestión macrista decidió mudar las oficinas en el 2017, a un costo de alquiler de u$s130 mil dólares mensuales(y 10% en expensas) en un edificio “Clase A” de 58 metros, 98 unidades y 12 pisosconstruido por Caputo S.A., la empresa de Nicolás Caputo, amigo íntimo de Macri. En 2019, mientras tanto, el presidente puso a la venta mediante el decreto 345/2019 el edificio Ancón de Parques Nacionales, un predio gigantesco en el corazón de Palermo, que había sido refaccionado con dinero de un préstamo del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) de 2,4 millones de pesos en 2014, justificando la decisión en que resultaba “antieconómico mantenerlos con el destino actual, en función de su potencial inmobiliario y urbanístico”.El valor tasado en su momento fue de 12 millones de dólares por Ancón. O sea, 6 años de alquiler del edificio de calle Pellegrini 657.

No sólo fue una suma enorme el alquiler de esa Sede Central para un Estadoque cuenta con innumerables inmuebles propios, sino que además, al ser en dólares, significó un costo extra por tener que enfrentar las devaluaciones que el propio gobierno de Cambiemos impulsó los años siguientes, y que llegó al 539% al terminarse el mandato en diciembre de 2019.Además, el gobierno en ese momento también destinó $ 35.927.599 en mamparas, luminarias, cableado y refacciones para poner en condiciones el edificio construido por Caputo. Ahora, en la web de Binswanger Argentina se ofrece el alquiler de sus unidades a 25 dólares por mes el m2. Y tienen 4.200 m2 disponibles.

“Mientras el organismo sufría un desfinanciamiento brutal, se alquilaba un edificio construido por la empresa Caputo en pleno centro porteño por 135.000 dólares mensuales, monto que bajamos casi a la mitad”, apuntó en declaraciones a este diario semanas atrás el titular de APN, Lautaro Erratchú. Y agregó: “Una situación lamentable fue que Parques Nacionales había relegado su rol estratégico para definir las políticas públicas de conservación y protección de especies nativasy la administración de áreas protegidas en favor de fundaciones privadas. Las prioridades se pusieron al servicio de lo que definía determinado grupo de ONGs”.

Cuando asumió su gestión renegoció el contrato a la baja, por 81.600 dólares al mes. Y ahora con la mudanza a otro edificio del microcentro porteño, pasarán a abonar 35.000 dólares mensuales, durante 3 años. ¿Qué pasará después? Se irán a la futura Sede Central, en el histórico edificio donde funcionó el antiguo Hotel Majestic.

El lunes 20 de septiembre, los funcionarios del Ministerio de Ambiente encabezado por Juan Cabandié recorrieron el lugar y anunciaron los trabajos finales de la etapa preliminar de obra. “Consistió en las tareas de limpieza integral, y la protección de los materiales nobles del edificio; paso previo para iniciar las tareas de refacción integral que culminarán con la recuperación patrimonial de este lugar histórico –señalaron desde la cartera ambiental–. Junto con la puesta en valor del edificio y su resignificación en el espacio urbano, se proyecta comenzar a trabajar en una serie de intervenciones. De esta manera, se realizarán acciones de refuncionalización, permitiendo albergar los nuevos usos sin alterar el espíritu del edificio”. El histórico solar, situado sobre el eje cívico que compone la Avenida de Mayo en su intersección con Santiago del Estero, fue construido en 1909 y catalogado dentro de las áreas de protección histórica.

Según relatan en el área de Turismo del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, el Majestic fue diseñado por los arquitectos Federico Collivadino e Ítalo Benedetti: “esta construcción de 1911 combina elementos modernistas de la tradición francesa e italiana. Originariamente concebido como edificio para oficinas, se transformó luego en uno de los hoteles más exclusivos de Buenos Aires. En el antiguo hotel Majestic se alojaron huéspedes ilustres, como el bailarín ruso VaslavNijinsky y el célebre arquitecto Le Corbusier”.

Una administración de CEOs

Un mes después de la asunción de Mauricio Macri el espíritu de la APN cambió de eje. El 25 de enero de 2016 asumió como presidente de la Administración de Parques Nacionales: Eugenio Bréard. Sus antecedentes no se relacionaban a lo ambiental: trabajó en la Corporación Antiguo Puerto Madero SA, dedicada a proyectos urbanísticos, y durante 25 años en Philip Morris Internacional. Curiosamente, no fue el único ex empleado de esa tabacalera en ser funcionario de Cambiemos: su ex colega Ezequiel Christie Newbery, ex Desarrollador de Productos de Philip Morris, estuvo al frente de Políticas Socioeducativas del Ministerio de Educación de la Nación, con Esteban Bullrich.

Cada Ministerio que interviene en Parques designa un vocal. En ese 2016 la cartera de Turismo nombró al licenciado en Administración de Empresas de la UCA Roberto Brea, que venía de ser directivo en Grupo Inmobiliario Ayres, y presidente de Laboratorios Andrómaco. Ambiente nombró a Pablo Galli, ex presidente de la Asociación Argentina de Marketing. Defensa designó al arquitecto Gerardo Bianchi, que estuvo a cargo de la Dirección de Obras en Parques Nacionales entre 1980 y 1992 y, según ATE, debió irse por maniobras fraudulentas. Sólo el vicepresidente de APN, Emiliano Ezcurra, contaba con formación ambiental. Provenía de Greenpeace y en 2008 creó la Fundación Banco de Bosques. Por último, el vocal designado por el Ministerio de Interior fue Mariano Florencio Grondona. El hijo del periodista fue miembro fundador de la Comisión Directiva de la Sociedad Rural Argentina y también socio fundador del Estudio Pérez Alati, Grondona, Benites, Arntsen& Martínez de Hoz.  

A ese perfil privatista e inmobiliario, y a pesar de pagar un alquiler de 1,5 millones de dólares anual por la Sede Central, el gobierno de Cambiemos le agregó una subejecución constante en APN. El primer año gastó sólo 729 de los 1276 millones presupuestados, y lo que más baja ejecución tuvo, con apenas el 3,8%, fue el área de Conservación de la Biodiversidad. 

El 23 de mayo de 2019, el Ejecutivo nacional recortó atribuciones a Parques Nacionales, quitándole la histórica potestad que resguardaba las áreas naturales protegidas,dejándole el poder de decisión al secretario de Ambiente, Sergio Bergman, para que de ahí en más fuese él quien pudiera decidir y autorizar la instalación de emprendimientos turísticos de capitales privados, muchos de ellos de corporaciones extranjeras, dentro de los Parques Nacionales. El nombre elegido en ese momento por la Secretaría liderada por el rabino fue “Oportunidades Naturales”.