Tras la reunión con el presidente Alberto Fernández, la madre de Facundo Castro, Cristina Astudillo y sus abogados, Luciano Peretto y Leandro Aparicio, volvieron a cargar contra el fiscal federal Santiago Ulpiano Martínez y el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, a quienes acusaron de intentar desviar la investigación para favorecer a la Bonaerense. Las declaraciones fueron realizadas en una conferencia de prensa en la sede de Amnistía Internacional, uno de los organismos de Derechos Humanos que se puso a disposición de la familia para esclarecer la desaparición del muchacho de 22 años a fines de abril.

Unas horas antes, la madre de Facundo había mantenido un encuentro con el presidente que constó de dos partes: una reunión privada y otra ampliada a la ministra de seguridad, Sabina Frederic y los dos abogados de la mujer. “Lo miré a los ojos. Como ya dije tengo que mirar a las personas a la cara para saber si me mienten. Hablé con él. Me dejó conforme y tranquila. Eso no quiere decir que no vaya a seguir detrás de todo esto para que salga rápido a la luz y se sepa la verdad. El señor presidente ha sido muy amable conmigo. Ha sido muy sincero” explicó Cristina sobre el encuentro íntimo que tuvo Fernández mientras que “respecto a la segunda reunión, se ha armado una linda mesa de trabajo, donde sacamos muchas cosas en limpio”, agregó.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“El presidente se comprometió personalmente, y ahora lo reforzó desde el punto de vista institucional, en la búsqueda de la verdad. Ha puesto a disposición la totalidad de las garantías que la querella ha solicitado para que la investigación se de en un marco de absoluta transparencia e independencia”, precisó el abogado Peretto, quien se mostró conforme con el acompañamiento del Ejecutivo para imprimirle celeridad a la causa, una cuestión que se viene reclamando desde el ámbito internacional como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

“El gobernador me ha llamado varias veces”, reconoció la madre de Facundo, al tiempo que dijo: “Me gustaría hablar con él personalmente, porque mirando a las personas a la cara sé quién me miente y quién no. Creo que su ministro está tratando de ensuciarlo a él y poniendo cosas en su boca que nunca dijo, me parece que Kicillof debería abrir un poquito más los ojos y fijarse lo que está diciendo su ministro Berni”.

Berni y el show

Sobre los dichos del ministro bonaerense, quien consideró “un show haber insistido con la desaparición forzada de Facundo Castro”, Cristina argumentó: “Le diría a Berni que así como me está tratando a mí, está tratando a cientos de papás, cuyos hijos han ingresado a una comisaría y luego aparecieron suicidados por la policía. Son muchos los casos”. “No le tengo miedo a Berni, pero en vez de estar haciendo él un show, debería sentarse y ponerse a trabajar”, describió.

Del mismo modo, la querella desmintió a funcionario, quien había asegurado que la causa pasó al fuero federal a instancias del propio gobernado Axel Kicillof. En ese sentido, Aparicio sostuvo que el fiscal y la jueza de la provincia de Buenos Aires se apartaron de la causa luego de que tres testimonios dieran cuenta que el chico había subido a un patrullero y tras la denuncia de Cristina pidiendo el pase del expediente a la justicia federal.

También se refirieron a “una situación que todavía no quedó aclarada en el marco de la causa” y tiene que ver con el hallazgo del cuerpo el sábado 15 de agosto en un cangrejal de la zona. Se sabe que un pescador informó el hecho a la policía federal, pero por otro lado, la querella tiene la versión de que dos pescadores habían advertido sobre el mismo hallazgo en una comisaría provincial desde donde no habrían hecho nada. 

Los abogados insistieron con la existencia de “algunos movimientos y luces que se vieron el día martes, antes de que aparezca el cuerpo en esa misma zona”. Esto fue aportado por un trabajador portuario y no deja de ser “llamativo, máxime tratándose de invierno, en un lugar hostil, en cuarentena, y de noche”. Este testigo prestará testimonio en sede judicial en los próximos días. Pusieron la lupa además en las pruebas técnicas, sobre todo en las pericias practicadas a los teléfonos de los policías sospechados de la desaparición del joven, donde se registraron decenas de mensajes borrados y la desinstalación de la aplicación de programas de mensajería por esos mismos días en el que desapareció el chico.

“Había una carta blanca que tenía la policía para determinar si comunicaba a la señora jueza federal respecto de que habían detenido o no a tal persona, estamos advirtiendo como prueba nueva de que esto fue delegado por la justicia federal a la policía de la provincia de Buenos Aires por una cuestión de comodidad de trabajo”, denunciaron e insistieron que “no hay ningún indicio de que se pudo haber tratado de un accidente, como se busca imponer”

Autopsia a los restos hallados

“Nosotros estaremos ahí. No sabemos hasta dónde nos van a dejar estar y participar, pero debemos ser pacientes de lo que nos puedan decir”, expresó Cristina sobre la autopsia que comenzará este martes, temprano, en la sede del Equipo Argentino de Antropología Forense en el predio de la ex Esma, de la que participará en representación de la querella la perito Virginia Creimer.

Al respecto, el abogado Peretto destacó que mañana a primera hora mantendrán una reunión de trabajo con Creimer “para poder tener algunas precisiones y hacer hincapié en algunas cosas que necesitamos conectar entre el estudio técnico con la causa. Hemos nutrido a Virginia de la totalidad de las actuaciones, tanto en sede provincial como federal, porque es necesario para la aplicación del protocolo que ella ha propuesto y que ha sido aceptado, que puedan circunscribir el estudio a determinadas condiciones dentro de una causa judicial”, señaló.

Una de las primeras medidas que mañana se tomará es extraer material genético de los restos esqueletizados encontrados para ser enviados a un laboratorio a la provincia de Córdoba donde serán cotejados con muestras de la madre y el padre de Facundo. Entre siete y diez días, se debería saber si se trata de él.