El presidente Alberto Fernández y diversos funcionarios, organismos y personalidades recordaron al cura villero católico Carlos Mugica, al cumplirse 46 años de su asesinato. “El padre Mugica, un hombre que dedicó su vida a los más pobres y que siempre me acompaña con su ejemplo. Su recuerdo debe convocarnos a construir un país más solidario, donde ningún argentino sea abandonado a su suerte. Nadie se salva solo” publicó AF en redes sociales, acompañado de una foto donde se observa una imagen del sacerdote en primer plano, con el mandatario detrás en su mesa de trabajo.

Por su parte, el Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, posteó: “Los cristianos hemos comprendido que esta exigencia del amor no sólo tiene una dimensión personal sino también una dimensión estructural. Amar no sólo a nivel de individuos sino a nivel de pueblo.”. Y completó: “A 46 años de su asesinato: Padre Carlos Mugica, presente”. Cafiero acompañó el posteo con una foto de Mugica en una barriada popular. El ministro de Obras Públicas de la Nación, Gabriel Katopodis, manifestó: “Hoy se cumplen 46 años del asesinato del padre #Mugica. Su profundo compromiso nos marcó un camino muy preciso: tenemos que estar siempre cerca y trabajar por los más vulnerables de nuestra Argentina”. Y acompañó la publicación con una foto de Mugica junto al extinto presidente Juan Domingo Perón. Mientras que el Secretario General de la Presidencia, Julio Vitobello, escribió: “Siempre estuvo junto a los más vulnerables. Padre Mugica presente. Hoy y siempre”. HIJOS Capital, expresó: “A 46 años del asesinato de Carlos Mugica, seguimos reivindicando su lucha y la de quienes integraron la Iglesia del pueblo, lejos de la cúpula que fue partícipe del terrorismo de Estado con los genocidas.¡PRESENTE!”.

El historiador Felipe Pigna destacó: “Un día como hoy, el 11 de mayo de 1974, moría acribillado a balazos el padre Carlos Mugica al salir de la Iglesia San Francisco Solano, donde acababa de celebrar una misa. Lo recordamos con una oración que él solía rezar y qué él mismo había inventado”. El senador nacional del Frente de Todos, Jorge Taiana, también recordó al cura villero “por su lucha y compromiso con los más humildes. Tuve el orgullo de colaborar con él y ver su trabajo para transformar las villas en barrios obreros y reivindicar la dignidad del pueblo trabajador”, aseguró el ex canciller en redes sociales.

El cura villero, nacido como Carlos Francisco Sergio Mugica Echagüe el 7 de octubre de 1930, puso a “la opción preferencial por los pobres” en el centro de su labor pastoral y social. Sacerdote y profesor, estuvo fuertemente vinculado al Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo, así como a las complejas luchas populares argentinas entre los años 60 y la primera mitad de los 70. La mayor parte de su labor la desarrolló en la Villa 31 de Retiro –la misma que actualmente se encuentra fuertemente golpeada por el incremento exponencial de los casos de Covid-19 entre los vecinos- y fundó la parroquia Cristo Obrero. Murió acribillado a balazos después de celebrar misa en la iglesia de San Francisco Solano, el 11 de mayo de 1974, a manos de una patota vinculada a la Alianza Anticomunista Argentina (Triple A).

El homenaje de los curas villeros

En el Barrio 31 de Retiro, donde los casos de coronavirus se multiplican exponencialmente en estos días, el Equipo de Sacerdotes de Villas y Barrios Populares de Capital y Provincia, entre los que se encontraban el obispo auxiliar de Buenos Aires Gustavo Carrara y el Padre “Pepe” Di Paola entre muchos otros, adelantaron al miércoles pasado el homenaje a Mugica, con la lectura de un duro documento sobre la situación que, hoy, atraviesa el barrio donde el cura llevó adelante la mayor parte de su labor social y pastoral: “Esperamos que no resurjan actitudes discriminatorias. La pandemia ha hecho que se visibilicen problemas estructurales de nuestros barrios… seguimos necesitando una presencia inteligente del Estado”, manifestaron, en un documento con casi 30 firmantes.