El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires fue condenado a indemnizar con casi medio millón de pesos a una mujer que se tropezó en una vereda en mal estado, por lo que sufrió lesiones “irreversibles”. Las heridas le disminuyeron un 30 por ciento su capacidad física.

La demanda por «daños y perjuicios» la promovió una señora de 69 años, tras el accidente del 24 de marzo de 2010, cuando estaba a punto de llegar a la esquina de Helguera y Morán, en el barrio Villa del Parque. 

La mujer caminaba por Helguera y, al tropezarse con una baldosa rota, cayó y se fracturó el húmero izquierdo. Según los médicos que la trataron, sufrió fractura de cuello y un tercio superior del húmero izquierdo. A pesar de un tratamiento con placa y tornillos, “quedó con secuelas en los movimientos del hombro de manera crónica e irreversible”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La sentencia tomó en cuenta los certificados médicos y el reclamo por incapacidad psicofísica y daño moral. El gobierno, en ese entonces liderado por Mauricio Macri, respondió ante los jueces que la caída no fue por culpa del mal estado de la vereda, sino por descuido de la mujer, que vive cerca del lugar del hecho. Los abogados del Ejecutivo porteño agregaron que la Ciudad está imposibilitada de ejercer un control de las veredas de cada cuadra de la Capital Federal.

Según reproduce Télam, los camaristas Osvaldo Onofre Álvarez y Ana María Brilla de Serrat que integran la Sala D de la Cámara Nacional en lo Civil, recordaron que la caída y la lesión se produjeron “por encontrarse sobresalida una baldosa”. Y consideraron que el Gobierno de la Ciudad, como titular del dominio público de las veredas, debe responder por los daños causados por el mal estado de las aceras.