“Vuelven las clases presenciales todos los días en las escuelas secundarias de la Ciudad. Gracias a la comunidad educativa y a todos los chicos y las chicas por el enorme esfuerzo”, escribió en su cuenta de Twitter el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, para anunciar que este lunes comenzaba un régimen de mayor presencialidad en nivel medio. Sin embargo, tal como pasó en su momento con el pase a la bimodalidad, la medida implica más continuidad que cambios.

“Hay una línea de continuidad con los anuncios que han hecho en relación a la presencialidad en los distintos niveles: es una cosa mentirosa. Por un lado, hay protocolos. Y si dice que no podes tener más de tantos pibes por metro cuadrado por la distancia, ya estamos hablando de una presencialidad medio ficticia”, dijo Jorge Adaro, referente de Ademys. Y amplió: “La mentira del gobierno es suponer que va a ser todos los días. No va a ser todos los días. Es lo que viene pasando en primaria. Cada niño/a por ejemplo en jornadas simples va dos veces por semana. Por eso seguimos insistiendo con la virtualidad, porque esta presencialidad trucha no resuelve los problemas educativos de los pibes”.

Adaro advirtió además que la medida anunciada para este lunes suma desigualdad: “Hasta ahora, con un sistema bimodal se podía trabajar por plataformas y los que tenían ciertas dificultades podían ir a la escuela. Esos que iban porque no tenían acceso a tecnologías hoy probablemente tengan menos clases”.

Carolina Bregy, de la Escuela Rumania, en Villa Real, confirmó que allí “sigue el esquema mixto” en tanto deben sostener las burbujas. “Con el esquema planteado de bimodalidad estamos desde principios de año, ya que al tener a los grupos en burbujas el que va una semana tiene clases en un horario reducido de cuatro horas y la burbuja de ese mismo grupo que queda en su casa tiene clases virtuales, un classroom para trabajar de manera virutal”. Contó, además, que la ola de frío de la semana pasada se tradujo en una reducción horaria, por las condiciones de cursar con ventanas abiertas –según protocolo- y bajas temperaturas. Así, el turno mañana ingresaba a las 9 en lugar de a las 7.30, y el turno tarde salía a las 16 en vez de a las 17.15.

Otra docente de nivel medio, tanto del ámbito público como del privado, remarcó que “el protocolo sigue siendo el mismo, con lo cual seguimos igual. Por la capacidad de las tres escuelas donde voy, tanto privada como estatales, no es posible la presencialidad total”. La profesora recordó que “cuando anunciaron la bimodalidad lo único que mostraron es que desconocen el estado de las escuelas reales, y que fue un anuncio, solo eso. Porque desde febrero y marzo que estamos en bimodalidad (con algunos chicxs en una burbuja y otrxs en otra, y además lxs exceptuadxs) con lo cual no hay presencialidad posible si cumplimos con los protocolos. Que aunque cambiaron la distancia de 1,5m a 0,90m igual no podemos entrar”.

La docente señaló, además, que “en media el cuatrimestre cerró el viernes pasado. Con lo cual también desconocen la agenda educativa. Estas dos semanas son trabajos integrados para recuperar contenidos del 2021 y 2020”. El argumento en relación al anuncio de mayor presencialidad, según voceros del ministerio de Educación local, es que “son quince días clave para que puedan reforzar sus aprendizajes en las aulas previo al cierre del cuatrimestre y las vacaciones de invierno”.

Este miércoles desde Ademys convocan a una acción en el Ministerio de Educación, “expresando oposición a esto y a las condiciones en que estamos yendo a las escuelas”, explicó Adaro, y la protesta incluirá una confluencia con “Suteba Multicolor en el Ministerio de la Nación, porque el gran socio que está teniendo (Soledad) Acuña para hacer todo esto es (Nicolás) Trotta. Si uno lee sus apreciaciones de los últimos días, la verdad que es el principal sostén para que se pueda hacer este proceso y que los pibes sigan en las escuelas sin calefacción, sin desayuno”.