Con gran afluencia de inscriptos, la Universidad Nacional Arturo Jaureche comenzó a dictar esta semana la Diplomatura en Cannabis y sus Usos Medicinales, a partir de un convenio entre el Ministerio de Salud, el Conicety el Hospital “El Cruce Dr. Néstor Carlos Kirchner”, de Florencio Varela. Tiempo dialogó sobre esta iniciativa con el profesor, médico y especialista en la materia, Marcelo Morante, quien coordinará junto a Silvia Kochen, integrante de la Red de Cannabis y del Conicet, el flamante curso.

“Considero a la educación como una estrategia transformadora. Más allá de que soy médico y qué formo médicos, creo que la capacitación y el conocimiento tienen que tener un impacto en la sociedad; y esto que iniciamos no tiene que servir solo para un desarrollo farmacéutico, sino para acompañar procesos sociales”, explica Morante, quien desde 2013 impulsa espacios académicos en los que se aborda el estudio de los aspectos terapéuticos del cannabis.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

–¿En qué se diferencia esta diplomatura de otros cursos, incluso universitarios?

–Viene a consolidar esta idea de que el Estado presente debe acompañar este proceso con un producto de calidad. Hay una expectativa muy alta respecto al uso terapéutico del cannabis, a la vez que hay mucho conocimiento de la sociedad, y nos parecía que había que fortalecer estos canales de comunicación y la información en una diplomatura que contuviera a todos los actores. Soy director del curso de posgrado “Endocannabiología y usos medicinales del cannabis” en la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de La Plata, en la cátedra de Farmacología, pero allí me dirijo solamente a esos alumnos. En este escenario vamos a tener un desafío más profundo.

–¿Qué tipo de perfil tienen los inscriptos?

–Es para la población en general, aunque habrá integrantes de organizaciones civiles, cultivadores, profesores universitarios, científicos, bioquímicos, médicos, docentes, aquellos que quieren hacer desarrollos productivos, también hay intendentes de distintos municipios, abogados, emprendedores, miembros de organismos vinculados con la ciencia y la técnica, como el Conicet. Está dirigido a todos aquellos que de alguna forma están interesados en la temática. De estas áreas también provienen quienes estarán al frente de las clases. El cannabis exige la necesidad de esa convivencia en donde todos tienen algo que decir.

–Se ve un gran espaldarazo de los organismos públicos.

–Es una política de Estado. La ministra Carla Vizzotti busca ese camino de consenso. Más allá de que (el THC) sea una molécula controversial, este acompañamiento se planteó como estratégico. La diplomatura consolida un aspecto central de la Ley 27.350, que es la capacitación.

–¿Cómo se construyó el temario de la diplomatura?

–Fue un trabajo mancomunado. Se tomó mucho de lo hecho por la red que encabeza la doctora Kochen desde el Conicet, con aportes del Ministerio de Salud, algo muy lógico porque venimos trabajando con ellos desde hace años. Son los mismos actores que nos dieron insumos para desarrollar la reglamentación de la ley y nos brindaron nuevas miradas sobre el cannabis. Fue también un ejercicio de contener a la sociedad, porque de la sociedad surgieron también las soluciones a las dificultades que se fueron presentando.

–Hay un proyecto de ley que espera sanción definitiva en el Congreso para regular también el cáñamo industrial. ¿Está contemplado en la diplomatura?

–Para uno de los módulos está convocado el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y los diputados que  dieron origen a ese proyecto. Creemos qué el desarrollo productivo industrial es parte de un mismo proceso integral respecto de cómo miramos a la planta.

–Este es un punto de partida. ¿Cómo imagina que puede seguir este tema vinculado con la academia?

–Tengo muchas expectativas. Ojalá sea un primer paso de muchos otros que tenemos que dar, porque así como apuntamos a esta diplomatura como una etapa de vinculación con la sociedad en general, posteriormente esto debería ir escalando para llegar a la sociedad científica, y a médicos que tengan un uso más específico de esta temática. Me parece que va a dar origen a otras miradas y capacitaciones cada vez más específicas.