Marina Simian es investigadora del Conicet con sede en la Universidad de San Martín (UNSAM) su campo es el desarrollo de nuevas terapias para tratar el cáncer. Ante la falta de financiamiento para los proyectos de sus equipos, la científica decidió presentarse y probar fortuna en el programa “Quién quiere ser millonario”, que emite Telefé.

Si bien tiene un presupuesto asignado por un proyecto del año 2016 por el Fondo para la Investigación Científica y Tecnológica (FONCYT), Simian lo recibe con tanta demora que su equipo no puede llevar adelante sus investigaciones. Anoche logró “salvar el año” al ganar 500 mil pesos.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

...

“Soy científica. Dirijo un grupo de investigación en el CONICET (Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas), soy de la Universidad de San Martín y en este momento estamos trabajando en las nuevas terapias para el cáncer. Y en realidad, bueno, vinimos acá para porque si recaudamos algo, va a ser para el grupo de investigación”, con estas palabras se presentó en el programa.

La presentación en tevé de esta doctora en Ciencias Biológicas por la UBA y Berkeley volvió a poner en escena el brutal desfinanciamiento de la ciencia desde que comenzó el ajuste del gobierno de Cambiemos. Según contó Simian, en diálogo con la periodista María O’Donnell, dirige a cinco becarios (dos doctorados, dos posdoctorados y una técnica) por los que se siente responsable: “el dinero nos lo dan a cuenta gotas, no en los tiempos pactados”, explicó.

...

Luego en el programa de radio Metro amplió: “Estamos complicados con el tema presupuestario en ciencia y tecnología y tengo compromisos con mis becarios y les tengo que proveer lo que ellos necesitan para trabajar”. El dinero irá para comprar “medios de cultivos de anticuerpos, un montón de reactivos para ‘cocinar’ en el laboratorio. Todos estos reactivos son importados y están en dólares” y agregó: “Tuvimos una gran devaluación y para nosotros eso es terrible porque todo está en dólares, además, tenemos el inconveniente de que comprar los reactivos en Argentina sale tres o cuatro veces más de lo que sale el mismo producto en el exterior”.

También podés leer: Cientificidio: Conicet aprobó el ingreso de sólo el 17% de los investigadores

Las redes sociales se hicieron eco inmediato de la situación crítica que vive la ciencia, aunque destacó el diputado de Cambiemos Facundo Garretón quien vio esta participación como un logro.