Alrededor de 15 personas de la comunidad mapuche Lof Quemquemtrew –cerca de El Bolsón- permanecen sitiadas desde el viernes, sin siquiera recibir alimentos ni abrigos, luego de un operativo represivo que intentó desalojarlos de un terreno fiscal concesionado a un privado y por el que ese pueblo reclama derechos ancestrales. Una gran caravana de comunidades mapuches y organismos sociales y de derechos humanos trató de acercarse a llevar ropa y comida, pero el ingreso permanece vedado por fuerzas policiales y se instaló un acampe humanitario a la espera de que una autorización judicial permita llevar víveres. “¿Cómo se le va a impedir a una persona acceder a alimentos? Es tortura. Así es el grado de perversidad emanado por el poder judicial y político de Río Negro”, denunció Mauro Millán, lonko de la comunidad mapuche Pillán Mawiza.

“Recién vengo de Cuesta del Ternero (donde está el acampe que pretende asistir a las personas sitiadas). De a ratos la Policía corta la entrada a la Ruta 6 que lleva al paraje donde está el conflicto, están una hora o dos y se retiran. Gendarmería ayer hizo lo mismo. Se materializó un corredor humanitario que se transformó en un acampe. Nadie quería ir a quedarse ahí en plena Cordillera, donde las temperaturas bajan a dos tres grados bajo cero, pero dadas las circunstancias y la desidia de la justicia de Río Negro, nos tuvimos que quedar. Está todo militarizado. Están sitiando el territorio”, alertó Millán. Y acotó que esos cortes están incluso “cercenando el derecho a los niños a ir a la escuela en Cuesta del Ternero”, que fue cerrada.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Por estas horas se espera la decisión del juez Ricardo Calcagno, quien tras una audiencia este miércoles a las 13 deberá decidir si permite o no el ingreso de alimentos y elementos de abrigo a los miembros de la comunidad mapuche que se encuentran encerrados en el territorio en disputa. Las organizaciones habían reclamado que la audiencia se adelantara, dada la urgencia de ingresar recursos básicos, pero la fecha se mantuvo. Hasta el premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, escribió una carta al gobierno provincial reclamando en este sentido. Ni siquiera se sabe exactamente cuántas son las personas aisladas, porque no hay conexión y hubo quienes buscaron refugio entre las montañas.

El lugar en cuestión es un territorio fiscal, en plena montaña y bosque, concesionado a un privado para la forestación de pinos. “Es tremendo el atentado contra ese territorio, porque el pino- especie foránea- avanzó sobre el bosque nativo, está secando, se produjeron incendios. Este hombre tiene un permiso de plantación de pinos y hay una especulación inmobiliaria que está disfrazada con otro tipo de proyectos”, advirtió Millán. “Los mapuches estamos resguardando los territorios, el agua, peleando para que los extranjeros no se apropien las nacientes de los ríos. Es un sector con intereses de Benetton, Lewis, es un combo destructivo para nuestro territorio. Y estamos prácticamente dejando nuestras vidas en esto”.

“Están actuando de una manera muy irregular, protegiendo a un ocupante de ese territorio, el señor Rocco, ocupante de un predio fiscal para una forestación con pinos. No hay vivienda, no vivía Rocco ahí. La comunidad Quemquemtrew hizo una reivindicación territorial hace unos 10 días de ese espacio, habitado hacía años por gente mapuche. Luego hubo una conversación con el fiscal (Francisco) Arrien la semana pasada y habían llegado a un acuerdo de que esperaba hasta este lunes para realizar cualquier acción, pero de sorpresa se realizó ese allanamiento violento con cinco detenciones el viernes: dos mujeres, tres hombres y un niño de 8 al que la policía maltrató. Actuó el grupo especial de operaciones COER (Cuerpo de Operaciones Especiales y Rescate), al nene lo llevaron también. Luego los liberaron pero a los hombres se les impuso restricción de acercamiento al territorio. Son situaciones que llaman la atención”, alertó Nelson Ávalos, de la APDH Noroeste de Chubut, quien el lunes fue una de las cinco personas autorizadas a ingresar a ver a quienes están sitiados. Pero no le permitieron llevarles alimentos.

“En el parlamento mapuche dicen que esto no lo puede resolver la justicia penal porque está dentro del derecho indígena, hay tratados que reconocen la preexistencia de los pueblos originarios, no se puede resolver como una usurpación a propiedad privada, aunque tampoco lo es. La situación jurídica es compleja, pero ahora lo más urgente es una cuestión humanitaria”, remarcó en diálogo con Tiempo. Y describió que en la zona sitiada hay “gente que quedó con lo puesto desde el viernes. Hay heladas todos los días. Es un lugar rodeado de bosque y montaña. Pudimos constatar lo que la gente había recolectado de los disparos: de escopetas, perdigones de goma suponemos y 8 vainas de pistola 9 mm, balas de plomo, que juntaron y nos mostraron, más un cartucho de gas lacrimógeno”.

“En la Comarca tenemos el recuerdo de lo que pasó con Rafael Nahuel y Santiago Maldonado. Y estas situaciones, si se intentan resolver desde lo penal y con represión, y ahora el sitiar el lugar hasta que la gente se entregue por el hambre, creemos que así no se solucionan”, concluyó el referente de la APDH.