En una jornada histórica, la Convención Constitucional de Chile aprobó el jueves por la noche los primeros artículos que serán parte de la propuesta de la nueva Constitución chilena, que dejará atrás la escrita durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) en caso de que sea convalidada en un plebiscito previsto para este año. “Un gran día para la nueva Constitución” y “ya tenemos las primeras iniciativas que serán parte de la nueva Constitución, la que escribimos todas y todos juntos”, fue parte del mensaje en la cuenta de Twitter de la Convención Constitucional una vez terminada la votación.

La presidenta de la Convención, María Elisa Quinteros, dijo en la misma red social: “Muy felices. Hoy votamos en particular del informe de Sistemas de Justicia. Es una jornada histórica en la que ya tenemos las primeras normas que formarán parte de la propuesta constitucional. ¡La hoja ya no está en blanco!”. De los 14 artículos en discusión, que habían sido aprobados en general el día miércoles, 10 lograron 103 votos a favor, mientras que cuatro deberán volver a la comisión de origen para ser modificados y, de ellos, un par de incisos que no consiguieron la aprobación de la mitad más uno de los convenciones, fueron desechados.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Entre los artículos que estarán en la propuesta de la nueva carta magna destacan la “independencia jurisdiccional, imparcialidad y exclusividad” de los jueces, la “gratuidad” en el acceso a la justicia, la “paridad y perspectiva de género” y el “plurinacionalidad, pluralismo jurídico e interculturalidad”. Entre los artículos que deberán volver a la Comisión de Sistemas de Justicia, por no obtener los 103 votos necesarios, está el segundo, que fue uno de los que había generado las mayores críticas de la derecha, que plantea un sistema de justicia con pluralismo jurídico y consagra la existencia de sistemas jurídicos indígenas paralelos a la justicia.

Este viernes se discutirán y votarán los 28 artículos emitidos por la Comisión sobre Forma de Estado que fueron aprobados en general el jueves y que podrían poner fin al actual Estado Unitario por un «Estado Regional, plurinacional e intercultural conformado por entidades territoriales autónomas». Los artículos que sean aprobados en el Pleno de la Convención Constitucional deberán pasar antes de quedar definitivamente en el texto constitucional por una Comisión de Armonización, al igual que una votación final en el pleno.

El plazo definitivo para la entrega de la propuesta de Nueva Constitución es el 4 de julio y posteriormente tendrá que ser aprobado en un plebiscito de salida que se realizará el segundo semestre de 2022, durante el mandato de Gabriel Boric, que asume la presidencia el 11 de marzo próximo. Este inédito proceso constitucional, democrático, paritario y con la participación de los pueblos originarios fue posible tras las movilizaciones y masivas manifestaciones del denominado estallido social de octubre de 2019, que llevaron a un acuerdo con la mayoría de los partidos del oficialismo y oposición para redactar una nueva carta magna.

Las multitudes que tomaron las calles chilenas entonces señalaban a la actual Constitución como origen de la desigualdad y reivindicaban un nuevo modelo de Estado que garantizase la salud pública, la educación universal de calidad o una mejora de las pensiones. El 25 de octubre de 2020, mediante un plebiscito nacional, se aprobó por casi el 80% la redacción de la nueva Constitución y unos meses, en mayo de 2021, después se eligieron los 155 convencionales que están redactando la nueva carta magna.