Horas antes de iniciarse la sesión de la comisión de juicio político, el Senado brasileño difundió a la prensa el informe final del senador Antonio Anastasia, quien instruye el proceso contra la suspendida presidenta Dilma Rousseff, donde éste considera que existen «plenas razones» para que la mandataria sea destituida.

En el escrito, Anastasia asegura que «la gravedad de los hechos constatados no deja dudas» en cuanto a las irregularidades financieras de las que se acusa a Rousseff, que el legislador califica como «un atentado contra la Constitución», según publica el diario Folha de Sao Paulo.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

«Voto por la procedencia de la acusación y porque prosiga el proceso» de destitución, concluye el informe de 441 páginas de Anastasia, divulgado antes de que comenzara la lectura oficial del documento.

Dilma fue suspendida en sus funciones el pasado 12 de mayo por decisión del Senado brasileño. Se la acusa por irregularidades en el manejo de los presupuestos, que habría provocado un “descontrol fiscal», de acuerdo al informe de Anastasia, que «comprometió la sustentabilidad de políticas públicas y servicios fundamentales para la sociedad».

El informe que Anastasia presentó ante la comisión de juicio político, formada por 21 senadores, será debatido mañana y votado el próximo jueves. El viernes, mientras el mundo esté mirando la inauguración oficial de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, el informe debe ser leído en el pleno del Senado, que se reunirá para votar el martes 9.

De ser aprobado por mayoría simple, la Corte Suprema convocará a los senadores a una última sesión, prevista para el 29 de agosto, en la que se decidirá si Rousseff será destituida o es absuelta y recupera su cargo. Por su parte, Dilma reiteró su repudio al “golpe” que se cuece en el seno del Poder Legislativo brasileño y adelantó que va a proponer la convocatoria a un plebiscito para la realización, en el caso de que sea absuelta, de nuevas elecciones.

Por su parte, Dilma reiteró su repudio al “golpe” que se cuece en el seno del Poder Legislativo brasileño y adelantó que va a proponer la convocatoria a un plebiscito para la realización, en el caso de que sea absuelta, de nuevas elecciones.