Brittany Commisso, una de las mujeres que acusa por manoseos al gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, contó su historia por primera vez ante una cámara de TV en una entrevista difundida este lunes de manera conjunta por la cadena CBS y el diario The Times Union, de Albany. La semana pasada se convirtió en la primera en denunciar formalmente a Cuomo por acoso, en una presentación que hizo ante la policía de Albany, un condado del estado de Nueva York.

En la entrevista, Commisso dijo que esperó para que su nombre apareciera en una denuncia porque tenía miedo de sufrir represalias. “Tenía miedo de que si hablaba y revelaba mi nombre, el gobernador y los propiciadores de su adicción, como me gusta llamarlos, me atacaran cruelmente, mancharan mi nombre, como los había oído y visto hacer con otra gente”, dijo Commisso, de 32 años.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La mujer agregó que también quiso proteger a su hija, pero que ahora siente que haber hecho la denuncia le muestra que “ella tiene voz”. “Quiero que nunca tenga miedo de hablar. Quiero que nunca tenga miedo de ninguna persona poderosa, hombre o mujer”, agregó. Commisso contó que el gobernador demócrata la toqueteó por primera vez el 31 de diciembre de 2019, cuando Cuomo le pidió sacarse una selfie. “Él estaba a mi izquierda, yo a la derecha. Con mi mano derecha, saqué la selfie. Luego sentí, mientras sacaba la selfie, su mano bajar sobre mi trasero, y empezó a tocarlo”, dijo.

Commisso, que empezó a trabajar de asistente en la oficina del gobernador en 2017, dijo que se puso tan nerviosa que sus manos empezaron a temblar, tanto que se le hacía difícil tomar la foto. “Me sentí avergonzada”, señaló. Dijo además que Cuomo la manoseó una segunda vez en su mansión en noviembre de 2020. Después de cerrar la puerta, “volvió hacia mí y ahí fue cuando puso su mano por debajo de mi camisa y tocó mis senos por encima de mi corpiño”, declaró. “Recuerdo exactamente ver su mano, que es una mano grande, y pensar: ‘¡Dios mío! ¡Esto está pasando!”, dijo.

Cuomo, un poderoso político del Partido Demócrata que es gobernador desde 2011, ha dicho que nunca tocó a ninguna mujer de manera inapropiada y que el incidente denunciado por Commisso nunca sucedió. En las próximas horas, una comisión de la Asamblea de Nueva York, la Legislatura estatal, comenzará a discutir el posible impeachment de Cuomo, de 63 años, para someterlo luego a juicio político. Decenas de políticos demócratas, incluyendo el presidente estadounidense, Joe Biden, lo han instado a renunciar. Cerca de las dos terceras partes de los legisladores estatales de Nueva York han dicho que apoyarán el impeachment si Cuomo se niega a dimitir. Solo se necesita una mayoría simple de la cámara para dar inicio al procedimiento.

Cuomo atravesará el proceso sin su principal asesora, Melissa DeRosa, quien durante la noche del domingo anunció su renuncia y dijo que los dos últimos años, que incluyeron la crisis del coronavirus, fueron “duros emocional y mentalmente”. “Ha sido el mayor honor de mi vida servir a la gente de Nueva York durante los últimos 10 años”, dijo en una carta de dimisión enviada a medios, informó la agencia de noticias AFP. “La resiliencia, la fuerza y el optimismo de los neoyorquinos en los momentos más difíciles me han inspirado todos los días”, señaló.

El gobierno estatal de Nueva York está en crisis desde la semana pasada, cuando se hizo público el resultado de una investigación de la fiscal general del estado que concluyó que Cuomo acosó sexualmente a 11 empleadas anteriores y actuales. Al menos cinco fiscales han pedido ver la investigación de la procuradora general del estado para analizar si presentar cargos contra el gobernador. La denuncia de Commisso fue presentada ante la policía del condado neoyorquino de Albany. El comisario en jefe de ese condado, Craig Apple, dijo la semana pasada que Cuomo podría ser arrestado e imputado si los investigadores policiales determinan que la denuncia tiene sustento.