Los médicos de terapia intensiva de Alemania solicitaron a las autoridades un cierre total de 15 días, una mezcla de “confinamiento duro, vacunas y pruebas”, como medida para contener la nueva ola de coronavirus y aliviar la situación en los hospitales. La noticia es fuerte pero no debería sorprender. El pedido se produce luego de que se confirmaran más de 20.400 casos en 24 horas y cerca de 157 fallecidos, lo que lleva los totales nacionales a 2,7 millones y 75.780, respectivamente. En toda Europa la situación no es mejor, en general: diariamente se superan los 100 mil nuevos casos, ya se llegó a un total de 39 millones de casos desde que comenzó la pandemia, con una cifra de muertos que en las últimas horas superó los 900 mil.

Por su lado, India registró 59.118 contagios y 257 decesos, en una sola jornada, su cifra más alta en cinco meses, lo que sitúa los totales en 11.846.652 y 160.949. Maharashtra es el epicentro, en un país de 1300 millones de habitantes.

Un dato que ya no tiene tanta repercusión en los medios es la curva de contagios y muertes en todo el mundo. La cantidad de casos hasta el momento es de 127 millones, desde que comenzó la pandemia y casi 2,8 millones de víctimas fatales. Si bien no se vislumbran los picos de mediados de enero, que arrojaban más de 800 mil nuevos infectados por día, en las últimas semanas las curvas volvieron a ascender y ahora los registros más altos, como el de este último martes, alcanzan los 625 mil contagiados. En cuanto a los fallecidos ocurre algo similar: el 20 de enero hubo 17.640, mientras que esta semana se llegó a los 10.647, el miércoles pasado. La tendencia en una es curva y en la otra es en pleno crecimiento