Rusia y Estados Unidos concretaron este miércoles un intercambio de presos, el de un exmarine estadounidense encarcelado en Moscú por agresión a policías por el de un piloto comercial ruso condenado por narcotráfico, informaron ambos países.

El inesperado intercambio de Trevor Reed por Konstantin Yaroshenko, que ya por sí hubiera sido algo notable en tiempos de paz, es más extraordinario aún por coincidir con enormes tensiones entre Estados Unidos y Rusia por la invasión rusa a Ucrania.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, celebró el intercambio y dijo que las negociaciones requirieron tomar «decisiones difíciles», pero su Gobierno dijo que el canje tenía «cero» efectos en la relación con Rusia.

Reed es un exinfante de marina arrestado en 2019 después de que autoridades rusas dijeran que agredió a un oficial mientras era llevado a una comisaría tras una noche de consumo excesivo de alcohol.

Posteriormente fue sentenciado a nueve años de prisión, aunque su familia ha mantenido su inocencia y el Gobierno de los Estados Unidos lo ha descrito como injustamente detenido.

Yaroshenko es un piloto ruso que cumple 20 años de cárcel en Connecticut por contrabandear cocaína a Estados Unidos, y que había sido detenido en Liberia en 2010 y extraditado.

«Las negociaciones que nos permitieron traer a Trevor a casa requirieron decisiones difíciles que no tomo a la ligera», dijo Biden en un comunicado.

«Su regreso a salvo es un testimonio de la prioridad que mi administración otorga a traer a casa a los estadounidenses retenidos como rehenes y detenidos injustamente en el extranjero», aseguró, informó la agencia de noticias AFP.

El secretario de Estado, Antony Blinken, el jefe de la diplomacia estadounidense, también elogió el canje.

«Me complace anunciar la liberación del ciudadano estadounidense Trevor Reed, que fue detenido injustamente en Rusia», dijo Blinken en un comunicado.

En Moscú, la vocera de la Cancillería rusa, Maria Zajarova, dijo que el intercambio fue resultado de «un largo proceso de negociación».

Los dos presos fueron intercambiados en un país europeo, dijeron ambos gobiernos.

Aunque no se precisó dónde tuvo lugar la transferencia, en las horas previas a que ocurriera, rastreadores de vuelos comerciales identificaron un avión perteneciente al servicio de seguridad federal de Rusia que volaba a Ankara, Turquía.

La Oficina de Prisiones de Estados Unidos actualizó su sitio web durante la noche, y hoy reflejaba que Yaroshenko ya no estaba preso.

Reed estaba en vuelo a Estados Unidos junto a Roger Cartsens, el enviado presidencial especial del Gobierno de Biden para asuntos de rehenes, informaron CNN y otros medios estadounidenses.

En un comunicado, la familia Reed agradeció a Biden “por tomar la decisión de traer a Trevor a casa”.

También agradeció a otros funcionarios del Gobierno y a Bill Richardson, el exembajador de Estados Unidos ante las Naciones Unidas, quien según la familia viajó a Moscú horas antes.

En Washington, un funcionario de Biden que pidió no ser identificado dijo a periodistas que Estados Unidos no espera ninguna mejora en las relaciones con Rusia y mantendrá su total apoyo a Ucrania a pesar del canje.

«No representa ningún cambio, cero, a nuestra estrategia ante la espantosa violencia en Ucrania», afirmó el funcionario.

«Las discusiones con los rusos que llevaron a este canje estuvieron estrictamente limitadas a esos asuntos, no a una conversación más amplia o incluso el inicio de una», agregó, informó AFP.