Cambiemos se encamina a controlar el Congreso

De repetirse los resultados de las PASO, quedaría a 25 legisladores del quórum propio en Diputados y a 10 en el Senado. El kirchnerismo también ampliaría su bloque. Massa sería el gran perdedor y perdería 5 bancas.
15 de Agosto de 2017

La mayor ganancia de Cambiemos sin dudas se dará en el Senado. De repetir los resultados de la PASO en las generales de octubre quedará plasmado en la Cámara Alta el triunfo del oficialismo en tres de las ocho provincias donde se disputaban los escaños del Senado, que podría ser cuatro si se gana en la provincia de Buenos Aires.

El oficialismo invirtió la relación de fuerzas en San Luis, Santa Cruz y Jujuy, y se quedaría con los representantes de la minoría en Misiones y en La Rioja. Desde la Provincia de Buenos Aires sumará mínimo un senador más pero podría quedarse con los dos.

Así las cosas, y tomando como valido el escrutinio provisorio en la provincia de Buenos Aires, el oficialismo pasaría de un bloque  17 a uno de 26. Sumaría 12 legisladores, contra apenas 3 que ponía en juego.

En tanto que en la Cámara Baja la cuenta al bloque de Cambiemos le da 15 legisladores a favor entre los 40 que pone en juego y los 55 que sumaría de repetirse los resultados del último domingo.  De esta manera Cambiemos contaría con un bloque de 104 diputados y quedaría a 25 del quórum propio por lo que con el acuerdo de algunos bloques provinciales podría monopolizar la agenda en el recinto.

La mayor cantidad llegarán de la provincia de Buenos Aires dónde pone sólo tres bancas en juego y sumaría 14. En la Ciudad de Buenos Aires se alzaría con 8 bancas, todas las que expone, mientras que en Córdoba conseguiría 5. En Santa Fe se podría quedar  con 4 escaños, y 3 lograría en Entre Ríos. En Santa Cruz expone 2 y mantendría esas dos.

Por su parte, el Frente para la Victoria arriesga 34 y, de repetirse los guarismos, también ampliaría su representación ya que sumaría dos diputados más de los que pone en juego. En ese marco, sería la segunda minoría y con sus aliados podría conformar un bloque de 70 legisladores.

El gran perdedor del domingo fue Sergio Massa y eso se plasmará en la composición de la Cámara. El Frente Renovador arriesga lo conseguido en su mejor elección, en 2013. De las diez bancas que pone en juego apenas podría retener cinco.

El bloque Peronismo para la Victoria arriesga uno de sus cinco representantes. Dependiendo de cómo se modifiquen los porcentajes el sistema d’Hont podría darle uno de los escaños en las provincia de Buenos Aires  y conservar lo que tiene.

El interbloque Progresistas que integran GEN, Libres del Sur, Partido Socialista pone 7 de sus 8 bancas en juego y solo estaría consiguiendo dos.  La izquierda, por su parte, arriesga 3 de las 4 bancas que tiene  y perdería una.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

móvil:N