Ecuador: levantaron el paro de transporte pero continúa el Estado de excepción

Los transportistas decidieron levantar el paro luego de una jornada de violenta represión por parte del gobierno. El conflicto comenzó con el anuncio de la quita de subsidio en el transporte. Lenin Moreno aclaró que no dará marcha atrás con la medida. 

(Foto: AFP)
5 de Octubre de 2019

Los transportistas de Ecuador anunciaron este viernes el levantamiento del paro general convocado el jueves pasado, según informó el presidente de la Federación Nacional de Cooperativas de Transporte Público de Pasajeros (Fenacotip), Abel Gómez.

“Nosotros, los transportistas, responsablemente ante el pueblo ecuatoriano, en este momento damos por culminada esta suspensión de actividades”, declaró el sindicalista a los medios. Y aclaró que el transporte en todas sus modalidades había suspendido sus actividades “por falta de garantías operacionales”. También expresó que no se responsabilizan por “los actos vandálicos que se han suscitado en esta jornada” los cuales rechazan “contundentemente”.

El paro convocado por los transportistas ecuatorianos iba contra las últimas medidas anunciadas por el Gobierno que preside Lenín Moreno, especialmente la eliminación de los subsidios al combustible.

Por su parte, el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, advirtió que mantendrá con toda firmeza su decisión de eliminar los subsidios al combustible, pese a las protestas que provocaron la imposición del estado de excepción en todo el país. “Bajo ninguna circunstancia vamos a cambiar la medida. Que se oiga bien: no voy a cambiar la medida. Que quede claro: se eliminó el subsidio, se acabó la zanganería, y de aquí en adelante vamos construyendo el nuevo Ecuador que todos anhelamos, que todos soñamos”, expresó Moreno en una declaración en Guayaquil.

Por otro lado, anticipó que tratará de discutir mecanismos para “paliar un poco el efecto que pueda causar en algunos sectores el aumento de los combustibles”, aunque sin retroceder en la medida gubernamental.

Un informe emitido por el mismo gobierno señaló que más de mitad de los detenidos durante la represión desatada ayer sobre los manifestantes se dieron en Guayaquil y otro centenar en Quito.

Los reclamos se profundizaron esta semana luego de que acosado por el endeudamiento y la falta de liquidez en esa economía dolarizada, Moreno pactó un millonario programa de créditos con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que incluye la quita de subsidios a los combustibles, que demandaban 1.300 millones de dólares al año. Esta quita de la ayuda estatal disparará el precio del galón de nafta (equivalente a 3,78 litros) desde 1,85 dólar a 2,22 dólar.

Moreno, acusó de "golpistas" a los manifestantes y advirtió que castigará con la ley a los organizadores de las protestas. “Aquellos que violen la ley, definitivamente deberán ser detenidos”, fue la advertencia del mandatario, que se trasladó a última hora de ayer desde Quito a Guayaquil, la principal ciudad de la zona costera, para reforzar la presencia institucional.

Uno de los artículos del Estado de Excepción faculta a la Presidencia a limitar el ejercicio del derecho a la inviolabilidad de domicilio, inviolabilidad de correspondencia, libertad de tránsito, libertad de asociación y reunión, y libertad de información.

También la faculta a establecer como zona de seguridad todo o parte del territorio nacional y a disponer el empleo de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional y llamar a servicio activo a toda la reserva o a una parte de ella, así como al personal de otras instituciones, para que actúen en caso de convulsión.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS