Rusia exigirá a Trump pruebas de que Siria atacó con gas sarín en Idlib

Este martes el secretario de Estado Rex TIllerson viaja a Moscú para entrevistar se con el presidente Putin.
10 de Abril de 2017

El gobierno de Vladimir Putin exigirá a Donald Trump que presente pruebas de que Siria atacó con armas químicas en la ciudad de Jan Sheijun, provincia de Idlib, la excusa para ordenar la andanada de misiles que descargó sobre una base militar en Homs y que puso en vilo a la comunidad internacional. Será este martes cuando el secretario de Estado Rex Tillerson visite Moscú. "Que venga y que nos explique lo que hicieron. Le vamos a decir todo lo que pensamos", señaló a la cadena NTV la portavoz de la cancillería rusa, María Zajárova. 

El sorpresivo ataque ordenado por Trump con misiles Tomahawk, según deslizan cerca de Putin y coinciden analistas internacionales, tenía como objetivo demostrar –mediante una peligrosa exageración de recién converso- que para nada es amigo del presidente ruso, principal sostén internacional de Bashar al Assad. Y que detrás de ese bombardeo sobre la base de Shairat, en la provincia de Homs, está el interés de realinear a la coalición occidental. 

En ese sentido, en las últimas horas Bélgica y Alemania adelantaron un paso al costado de la coalición militar destinada a combatir al grupo yihadista Estado Islámico (ver aparte). Los últimos atentados en Suecia, Bélgica, Alemania y antes Francia tienen mucho que ver con esta decisión, pero también que no les queda claro hacia dónde quiere ir Trump o hasta dónde lo dejará el establishment, que desde que ganó la elección viene fustigando su pretendido acercamiento a Putin. 

En la madrugada del jueves pasado, fueron lanzados 59 misiles de crucero Tomahawk desde el portaaviones USS George H. W. Bush, de la Sexta Flota apostada en el Mediterráneo, contra la base aérea siria de Shairat, causando al menos siete muertos, dos de ellos civiles. 

La ofensiva unilateral estadounidense fue, según Trump, en respuesta a un supuesto ataque con armas químicas contra la ciudad de Jan Sheijun que causó 84 muertes y más de 500 heridos y había sido denunciado tres días antes por la opositora Coalición Nacional para las Fuerzas de la Oposición y la Revolución Siria, una ONG con sede en Londres. 

Las imágenes de niños y adultos bajo los efectos del gas sarín conmovieron a todo el mundo y levantaron quejas en los grandes medios contra el gobierno de Al Assad, acusado de haber vuelto a viejas prácticas de utilizar químicos prohibidos por los protocolos de la guerra. Desde Damasco respondieron que todas las armas no convencionales en manos del gobierno sirio habían sido destruidas con supervisión de Naciones Unidas, tal como marcaron los acuerdos entre Barack Obama y Putin en 2014. Y que el ataque en Jan Sheijun fue contra una base del EI, que si eso desencadenó una nube letal es porque los terroristas tenían esas armas atesoradas en el lugar. 

El canciller ruso, Sergei Lavrov, insiste en la posición de Moscú: no hay pruebas de que las tropas de Al Assad hayan usado armas químicas. "Esto recuerda a 2003 cuando Estados Unidos, el Reino Unido y sus aliado, invadieron Irak sin autorización del Consejo de Seguridad usando como excusa que Saddam Hussein tenía armas de destrucción masiva " que, por otro lado, nunca se encontraron. Este martes, Lavrov y el secretario de Estado Rex Tillerson se verán los rostros en Moscú, y el ruso ya adelantó que le piensa decir en la cara todo lo que piensa de esta peligrosa movida. 

¿Esta maniobra implica un giro copernicano de Trump sobre su planteo inicial de cambiar de cuajo las relaciones internacionales de Estados Unidos? Se recordará que el empresario dijo en campaña y anunció desde que se mudó a la Casa Blanca, el 20 de enero, que la política de Obama había sido errada, que era necesario coordinar con Rusia la forma de manejar las relaciones internacionales. Además, que EE UU no iba a seguir haciendo el mayor gasto para sostener a la OTAN en Europa, y que los europeos debían hacerse cargo de cuidar de sus propias espaldas. 

De cara al frente interno, Trump quiso representar la demanda de sectores afectados por la globalización, como los asentados en el "cinturón de óxido", la región del medio este donde prosperó la industria automotriz. Un cambio radical en relación al crecimiento de áreas como Silicon Valley, con su ultrasofisticado desarrollo tecnológico, y el aparato militar industrial, que hace negocios con la guerra. Esto bastó para enfrentarlo a la dirigencia política, la burocracia estatal (el llamado Estado Profundo) y los servicios de inteligencia y los medios hegemónicos. 

Obama dejó el gobierno despotricando contra una presunta injerencia de Putin en la campaña a favor de Trump, culpando a espías rusos de haber hackeado cuentas de correo de su candidata, Hillary Clinton, quien sin embargo logró 3 millones de votos más en el conteo final. La embestida creció desde el 20 de enero al punto de que obligó a la renuncia de su designado asesor en Seguridad Nacional, el general Michael Flynn. El sucesor del puesto que alguna vez ocupó Henry Kissinger fue "acusado" de haber mantenido reuniones con el embajador ruso en Washington. El mismo cargo pesa sobre varios de los funcionarios designados por Trump. 

El viernes, mientras el secretario general de la ONU, António Guterres, expresaba su preocupación por la escalada bélica en Siria, Trump celebraba en Florida el "formidable avance" de sus relaciones con China, durante el segundo día de visita oficial del presidente chino, Xi Jinping. En la Bolsa de Nueva York, en tanto, las acciones del fabricante de los misiles Tomahawk, Raytheon, subían el 1,72 por ciento. Mucho en los términos en que se manejan las acciones en el centro del poder financiero internacional. Raytheon, para los fundadores de la compañía, quiere decir “Luz de los dioses”. «

Bélgica y Alemania se despegan de Washington

En medio de una escalada mundial por el bombardeo de EE UU, Alemania y Bélgica, dos aliados militares de Washington que sufrieron en su propio territorio el peso de apoyar la "guerra contra el terrorismo", se despegaron de la Casa Blanca. 

Bélgica anunció que se retira hasta nuevo aviso de la coalición militar encabezada por EE UU para combatir al grupo radical Estado Islámico (EI) en Siria e Irak. "Las operaciones belgas han sido suspendidas hasta nueva orden", indicó un portavoz del Ministerio de Defensa, que no precisó la duración de esa medida. 

Berlín, que también forma parte de la coalición occidental, aclaró que no participará de un posible ataque contra las fuerzas sirias. La ministra de Defensa germana, Ursula von der Leyen, aseguró que los aviones que dispuso su país para la coalición internacional tienen una clara misión de reconocimiento y que se van a atener a este mandato. "Esto no tiene nada que ver con la cuestión de las armas químicas y con el presidente Bashar al Assad", agregó la ministra de Defensa, y rafirmó: "El mandato del Bundestag (cámara baja del Parlamento) es muy claro", centrarse en "la lucha contra el EI". 

Desde octubre de 2014, EE UU y otros 30 países occidentales y del Golfo Pérsico combaten para frenar el avance del EI, aunque Siria y sus aliados afirman que indirectamente están apoyando a los rebeldes que quieren derrocar al gobierno.

Pero el ataque estadounidense fue una decisión unilateral de Estados Unidos, realizada al margen de la alianza militar, y en respuesta a un presunto ataque sirio con armas químicas en Khan Shaykhun. 

La respuesta de Rusia al ataque estadounidense –mesurada– se limitó a la suspensión de la coordinación militar que tenía con Estados Unidos en Siria. Pero más tarde, la Cancillería rusa, achacó la acción estadounidense a una pelea interna de la Casa Blanca. 

El ataque "no tiene nada que ver con la política de Washington en Medio Oriente, no es parte de una estrategia ni de un plan. Se trata de imponerse en condiciones de una descarnada lucha política interna", afirmó la vocera, María Zajarova. "Es parte de una lucha de grupos de élite política y militar, que están enzarzados en una pelea a vida o muerte", agregó.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS