Santa Fe, la ciudad más violenta de Argentina

Un informe difundido por el bloque del FpV-PJ señala que la tasa de homicidios está a la par de Medellín y Bogotá y la ubica entre las 50 más peligrosas del mundo.
18 de Mayo de 2017

Con 111 homicidios cada 100 mil habitantes, la ciudad de Santa Fe se convirtió en la más violenta de la provincia más violenta de la Argentina en 2016 según detalla el informe presentado esta mañana en el bloque del FpV-PJ por el diputado provincial Leandro Busatto.

Según los datos estadísticos, entre el 1° de enero de 2001 y el 31 de diciembre de 2016, en la capital provincial se cometieron 1369 homicidios. En 2001, la provincia ocupaba el octavo lugar en el listado de tasas de homicidios cada 100 mil habitantes en el país. En 2016 pasó a encabezar esa nómina y la ciudad capital es un reflejo de eso.

Los números ubican a la ciudad que gobierna el referente radical José Manuel Corral  a la par de ciudades que históricamente han tenido altos grados de violencia. La tasa de homicidios de Medellín, Colombia, en 2008 fue de 33,8 homicidios cada 100 mil habitantes, por debajo de la marca de Santa Fe de 2014: 34,20. En 2016, la tasa fue de 27,36 asesinatos cada 100 mil habitantes. Si se lo compara con un informe publicado por el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal de México, esa cifra se asemeja a las de ciudades como Johannesburgo, Sudáfrica, que con 30,31 ocupa el puesto 47 entre “las 50 más violentas del mundo”.

Asimismo, la tasa de homicidios también se ha incrementado en la provincia de 2012 en adelante. En ese año, por primera vez superó los 10 asesinatos cada 100 mil habitantes, y ya no volvió a cerrar ninguno de los años posteriores en una cifra de un dígito.

Sin embargo, según resalta el informe, el aumento de los homicidios dolosos en la provincia de Santa Fe no se condice con las tasas a nivel nacional.  Entre 1991-2015 las tasas más altas se dieron en los años 1997 (9.86), 2002 (9,52) y 1992 (9,22). A partir de 2002 se observa un decrecimiento de la tasa, que vuelve a aumentar a partir de 2011, sin alcanzar los picos antes mencionados, pero con cifras similares a las de los años 1999, 2000 y 2001, y un nuevo decrecimiento en 2015.

En ese marco, el estudio compara los datos con el Informe Global de Homicidios elaborado en 2014 por la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, y señala que  Argentina se ubica como el segundo país con la tasa de homicidios más baja de Sudamérica, detrás de Chile, (3,1). La tasa más alta es la de Venezuela (53,7), seguido por Colombia (30,8), Brasil (25,2), Ecuador (12,4), Paraguay (9,7), Perú (9,6) y Uruguay (7,9).

El informe presentado por Busatto muestra que menos del 10 % de los homicidios se dan en ocasión de robo. En tanto que el 49% de las víctimas eran menores de 24 años.  

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS