A 12 años de la muerte de Luciano Arruga, el adolescente que estuvo desaparecido durante seis años y cuyo cuerpo fue hallado en 2014 enterrado como NN en un cementerio, familiares y amigos lo recordarán con una transmisión radial entre otras actividades virtuales debido a la situación de Covid-19 desde la localidad bonaerense de Lomas de Mirador.

“Se invita a escuchar la transmisión el domingo 31 a partir de las 15 desde el Espacio Luciano Arruga, exdestacamento de Lomas del Mirador, por radio Zona Libre, creada en 2012, donde se realizará un evento especialmente para la ocasión y dar detalles de los reclamos de justicia”, señalaron sus allegados en la convocatoria.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La familia de Luciano recordó que todavía tramita una “causa federal que investiga su desaparición y asesinato y a 12 años aún está en etapa de instrucción”.

“Se reclaman el avance en el enjuiciamiento a los magistrados y funcionarios de la Provincia de Buenos Aires: las fiscales Roxana Castelli y Celia Cejas Martín, junto con el juez Gustavo Banco, que está en la etapa de acusación”, añadieron.

Luciano Arruga fue visto por sus familiares por última vez el 31 de enero de 2009, cuando salió de su casa en el Barrio 12 de Octubre, en el partido bonaerense de Lomas del Mirador, supuestamente para ir a un cyber de la zona.

Desde entonces, la madre y hermana de Arruga recorrieron hospitales, morgues y comisarías buscando al adolescente, aunque sin éxito.

Cinco años más tarde, tras una denuncia del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), se logró la exhumación de un cuerpo enterrado como NN en el Cementerio de la Chacarita y se confirmó que se trataba del joven.

Investigaciones posteriores determinaron que Arruga murió la misma madrugada del último día de enero, cuando cruzó corriendo la avenida General Paz, a la altura de Mosconi, y fue atropellado por un auto.

Como consecuencia del accidente fue trasladado al hospital Santojanni donde falleció y, dado que no tenía identificación y, supuestamente, nadie reclamaba su cuerpo, fue derivado a la morgue como NN.

Sin embargo, los familiares del adolescente aseguraron haber concurrido a ese centro de salud en su búsqueda y denunciaron que el joven fue atropellado mientras era perseguido por policías de Lomas del Mirador, que ya lo habían detenido varias veces porque se negaba a robar para ellos.

En tanto, el 15 mayo de 2015, el policía Julio Torales fue condenado a diez años de prisión por torturar a Arruga antes de su desaparición, en un fallo unánime del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 3 de La Matanza, que lo consideró coautor del delito de “torturas”.

Para los jueces Diana Volpicina, Gustavo Navarrine y Liliana Logroño quedó acreditado que el 22 de septiembre de 2008, entre las 11 y las 19, Arruga estuvo alojado en el sector de la cocina del destacamento de Lomas del Mirador, tras haber sido detenido como sospechoso de un robo y allí fue torturado a golpes “con un elemento duro o romo” por Torales, mientras otro policía lo sostenía.