Además de la clausura del boliche Pinar de Rocha, el municipio de Morón, procedió este martes a realizar una denuncia penal ante el juzgado federal nº2, a cargo del doctor Jorge Rodríguez, contra Vaprisana SA, administradora del famoso complejo del oeste del conurbano bonaerense. El intendente Lucas Ghi firmó este miércoles un decreto que dispone «la suspensión preventiva por 30 días de la habilitación de la firma Vaprisana SA, a raíz del incumplimiento de la normativa vigente en el local denominado «Pinar de Rocha», en la localidad de Villa Sarmiento», según informó en un comunicado el municipio.

“Así como la mayoría de las y los empresarios de Morón se ajustan a las normas y los protocolos que exige la pandemia, aún acotando su margen de rentabilidad e incluso perdiendo ingresos, hay otros que hacen un culto de la picardía, el engaño y la vulneración de los límites”, expresó Ghi, para dejar en claro que busca “una salida definitiva para el problema que nos generan quienes se ensañan en no cumplir las normas y poner en riesgo la salud de las vecinas y vecinos de Morón”.

...
(Foto: Prensa Muni. Moron)

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Las medidas del municipio se dan después de que este martes se clausurara Pinar de Rocha, tras la viralización de imágenes en las redes sociales en donde se ve un recital de Damas Gratis con gran cantidad de público,​ sin respetar las pautas de distanciamiento ni el uso de barbijo, entre otras medidas sanitarias. Desde noviembre, cuando el boliche volvió a abrir sus puertas tras las restricciones impuestas por la pandemia de coronavirus, todos los lunes se lleva a cabo un evento denominado «LunesPark» que, según se anuncia en la cuenta oficial de Instagram, es una actividad con «bar al aire libre» y «sujeto al protocolo de la provincia de Buenos Aires». 

En pleno crecimiento de contagios, el Gobierno bonaerense había lanzado la semana pasada medidas retractivas para tratar de mitigar el contagio de coronavirus que se registra en su distrito. Las reuniones sociales recreativas no podían superar las 10 personas, así como también prohibir las actividades no esenciales entre las 2 y las 6 de la mañana. El incumplimiento llevó a la clausura de Pinar de Rocha, que luego vino acompañada por la suspensión de la firma y la denuncia penal.