El presidente Alberto Fernández encabezó en Yapeyú, Corrientes, un acto en homenaje a José de San Martín, acompañado por el gobernador local, Gustavo Valdés, y mandatarios provinciales de todas las provincias del norte argentino. El jefe de Estado llegó en vuelo directo desde México, donde realizó una gira de tres días para participar como invitado especial del bicentenario de la independencia del país azteca.

“A veces siento que el esfuerzo del Gobierno nacional por conseguir vacunas contra el coronavirus queda enredado en debates que no son importantes y muchas veces nos obligan a desatender lo realmente trascendente”, dijo Fernández en el tramo de su discurso destinado al caso de la vacunación VIP que derivó en la salida de Ginéz González García del Ministerio de Salud. 

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Cuando me quieren hacer claudicar, pienso en San Martín, para que algo de él me inspire. Yo no voy a ser nunca como él, pero quiero que algo de él me inspire y me surge recordar su carta a Estanislao López, al que le escribió: ‘No afloje, juntos somos invencibles’”, dijo el mandatario, y agregó que cuando se preguntaba “cómo seguimos” pensaba “en San Martín, Manuel Belgrano, Martín de Güemes y Juan Manuel de Rosas”, entre otros próceres que tuvieron “coraje” para conseguir lo que necesitaba su pueblo “libertad, justicia, independencia e igualdad”.

En su discurso en el solar de la casa natal del Libertador, Fernández ratificó su voluntad de “ir a buscar vacunas por el mundo para dar tranquilidad y salud a los argentinos” y su expectativa de que estos objetivos no queden “enredados en debates y discusiones que no son importantes”.

“En los diarios, en la radio, en la televisión y en las redes generan debates que por momentos nos obligan a desatender lo importante. Allí pienso que aquellos grandes próceres no tenían que luchar contra la prédica mal intencionada y las voces altivas que se levantan y se olvidan lo que hicieron cuando tenían que trabajar por los argentinos”, fustigó.

Luego, se refirió a la educación, debido a las condiciones que estableció la pandemia, por la que los alumnos no pudieron asistir a la escuela durante el 2020 en forma presencial, y asumió que esa situación puso en evidencia “desigualdades”.

“La pandemia nos demostró desigualdades. La conectividad de internet se ha desarrollado donde es negocio y así dejamos a millones de pequeños argentinos sin poder aprender. Por eso, decimos que la conectividad debe dejar de ser un negocio privado y ser un servicio público”, al tiempo que reconoció que existen “algunos sinvergüenzas que se animan a cuestionar esta realidad”.

“Yo tengo vergüenza y no voy a dejar que los chicos argentinos no tengan educación para que algunos hagan sus mejores negocios” porque “los mejores negocios de unos pocos es el dolor de millones de argentinos”, continuó.

Durante otro pasaje de su discurso, criticó sin nombrarlo al expresidente Mauricio Macri al recordar que el líder de Juntos para el Cambio dijo en el acto del Bicentenario de la Independencia en 2016: “Querido rey -al de España-, qué angustiados deben haber estado nuestros héroes”.

“No me lo imagino a Belgrano, San Martín y Güemes angustiados. Lo que tuvieron fue coraje. Fue el coraje de esos pocos lo que hace posible los grandes cambios y las transformaciones”, contrapuso Fernández.

Del acto participaron también el ministro del Interior, Eduardo ‘Wado’ de Pedro; el secretario General de Presidencia, Julio Vitobello; el gobernador de Corrientes, Gustavo Valdés, y nueve mandatarios provinciales de la región Norte Grande.

Antes del discurso de Fernández, se escuchó el de la intendenta de Yapeyú, Marisol Fagúndez, y el de Valdés.
Luego del acto, estaba prevista la III Reunión del Consejo del Norte Grande, que integran una decena de gobernadores, entre ellos el mandatario correntino.

En el acto en la plaza de armas estuvieron presentes los gobernadores que participan de ese encuentro que encabeza el jefe de Estado.

Los gobernadores presentes en Yapeyú son Jorge Capitanich (Chaco), Gildo Insfrán (Formosa), Raúl Jalil (Catamarca), Juan Manzur (Tucumán), Ricardo Quintela (La Rioja), Gerardo Morales (Jujuy), Oscar Herrera Ahuad (Misiones), Gerardo Zamora (Santiago del Estero) y Gustavo Saénz (Salta).

El homenaje al Padre de la Patria, en su pueblo natal, contó además con la presencia de efectivos del Regimiento de Granaderos a Caballo y de las fuerzas Armadas y de Seguridad, funcionarios nacionales, provinciales, legisladores, intendentes y autoridades. En el marco de este acto, el presidente Fernández fue declarado por decreto huésped de honor al igual que los mandatarios provinciales.