El ex jefe de la Policía Federal en la Ciudad Guillermo Néstor Calviño, quien estuvo detenido sospechado de ser el jefe de una asociación ilícita que brindaba “protección” a comercios y “trapitos” en los barrios de Núñez y Belgrano, fue finalmente sobreseído y desvinculado de ese expediente, que se encamina al juicio oral y público con varios procesados, entre ellos el frustrado jefe de la Policía de la Ciudad Juan Pedro Potocar.

“Jamás me asocie con persona alguna para delinquir. Quiero expresar que entre a la policía en marzo del año 1978 y transité casi 39 años”, recordó Calviño al declarar en indagatoria.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El juez de instrucción Ricardo Farías había procesado en 2017 a Calviño pero la Cámara del Crimen revocó esa decisión y ordenó profundizar la investigación. La principal línea de investigación se enfocaba en determinar si Calviño había influido en la designación como comisario de Norberto Federico Villarreal, al frente de la Comisaría 35ª de la Federal, epicentro de ese supuesto mecanismos de recaudación ilegal.

Farías delegó la investigación en el fiscal José María Campagnoli, quien tomó una larga serie de declaraciones testimoniales, entre ellas la de Isabel Brito de Yaconis, la madre de Lucila Yaconis, la adolescente de 16 años de edad que fue violada y asesinada en abril de 2003. Calviño estuvo al frente de la investigación y fue quien halló el cadáver, abandonado en un descampado cercano a las vías del ferrocarril en jurisdicción de la Comisaría 35.

El asesino nunca fue identificado, pero Yaconis y Calviño trabaron una buena relación, que se reanudó parcialmente en 2016 cuando el policía asistió a un par de reuniones con vecinos a raíz de episodios de inseguridad que azotaban a la zona.

Tanto Yaconis cuanto el resto de los testigos descartaron el supuesto interés de Calviño en designar a Villarreal, con el supuesto objetivo de garantizar el circuito de recaudación ilegal.

“No se advierte que exista estrecha vinculación entre Villarreal y Calviño, lo único que se desprende es que Calviño se presentó en la Comisaría 35º en reuniones con los vecinos, por cuestiones relativas a problemáticas del barrio y que ello fue por la relación que Calviño tuvo con Yaconis, quien años atrás había sufrido la pérdida de su hija, hecho trágico en el cual Calviño había tenido mucha relevancia por el cargo que ocupaba”, sostuvo el juez Farías.

“Analizada la nueva prueba colectada luego del dictado de la falta de mérito de Calviño, junto con la circunstancia relativa a Calviño el 29 de enero de 2016 como Jefe de la Jefatura de la Ciudad de Buenos Aires de la Policía Federal Argentina, y como consecuencia dejó vacante la Superintendencia de Seguridad Metropolitana, me hace concluir que ningún interés Calviño podía tener en proponer un comisario en una dependencia a la cual no iba a tener ningún tipo de injerencia y dominio durante todo el transcurso del año 2016, que fue el lapso que se aquí se investiga”, añadió el juez al dictar el sobreseimiento.

La Cámara del Crimen había recomendado al juez escuchar a los comerciantes a los que presuntamente los uniformados les cobraban el servicio de protección ilegal. El juez Farías explicó que “no se han colectado los testimonios de los treinta comerciantes en cuestión, las cuales habían sido sugeridos por el superior a la hora de revocar el procesamiento de Calviño. En caso de recabarse, al igual que con el resultado de los informes de los discos rígidos de sus computadores, en caso de que todos coincidan en que efectuaban pagos en dinero a personal de la brigada, lo único que corroborarían es el mecanismo de recaudación ilegal, que colaboraría en su caso e interesarían como prueba en la causa que ya fue elevada al Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional nº16, y no a la hora de resolver la situación procesal de Calviño”.

En el expediente principal, están camino a juicio oral y público por “asociación ilícita” el ex comisario Potocar; la ex jefa de la Circunscripción VII Susana Aveni, y el ex titular de la comisaría 35a. Norberto Villarreal, quien estuvo prófugo durante aproximadamente un año. También están acusados de haber integrado la organización los ex subcomisarios Hernán Antonio Kovacevich, Marcelo Stefanetti y Alberto José Codaro y los subordinados Alejandro Daniel Malfetano, Adrián Paul Otero, Sergio Gabriel Ríos y Alberto Quiroga Marciano.