La movida potencia las chances del oficialismo local, cuyos candidatos a legisladores nacionales se veían disminuidas frente a las sábanas, donde los postulantes figuran junto a la fórmula presidencial. Tras obtener las reelección, el Frente Renovador misionero decidió competir con boleta corta de legisladores. Pero la ausencia de fórmula presidencial amenazaba con mermar la cosecha del oficialismo local, hasta que el Poder Judicial salió al rescate.

El fallo inició una ola de imitadores que tuvo escala en Córdoba. El martes, Juan Schiaretti solicitó al juez federal  Ricardo Bustos Fierro que en las Primarias y las generales las listas para el Congreso se impriman sueltas, de modo que se puedan combinar con las presidenciales en el cuarto oscuro. 

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

A imagen y semejanza de lo que ocurre en Misiones, Schiaretti –quien ya resolvió su continuidad como gobernador– busca potenciar a sus candidatos nacionales, que competirán en una boleta corta, es decir, sin pegarse a una fórmula presidencial.

La novedad puso en guardia al radicalismo local: luego de la desastrosa experiencia en los comicios para la gobernación, temen que exista un pacto oculto entre la Casa Rosada y Schiaretti para estimular el corte de boleta en favor de Mauricio Macri, aun a expensas de sus candidatos locales, lista que encabeza el radical Mario Negri.

En el gobierno creen que  experiencias similares podrían darse en Neuquén, Santiago del Estero y Chubut, donde gobiernan partidos provinciales . «