La Comisión de Agricultura y Ganadería de la Cámara de Diputados, que preside el diputado José Ruiz Aragón, dio dictamen favorable al proyecto que propone un marco regulatorio para el desarrollo del cannabis medicinal y el cáñamo industrial. El Ministro de Desarrollo Productivo de la Nación, Matías Kulfas, disertó sobre la importancia de la iniciativa.

Según detalla el proyecto –con media sanción en el Senado-, uno de los objetivos es “establecer un marco legal que autorice, -a través de un fuerte esquema regulatorio-, las etapas de siembra, cultivo, cosecha, producción, almacenamiento, transporte, comercialización, importación, exportación y posesión de semillas de cannabis, de la planta de cannabis, y de sus derivados, con fines de aplicación medicinal, terapéutica, paliativa o de investigación científica”. Otra meta que propone la iniciativa consiste en “legalizar los diferentes eslabones productivos y de comercialización del cáñamo o cáñamo industrial y sus subproductos”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Además, contempla la creación de la Agencia Regulatoria de la Industria del Cáñamo y del Cannabis Medicinal (ARICCAME), que oficiará como órgano rector y articulador de la cadena productiva del cannabis y tendrá a su cargo las instancias de regulación involucradas: Esa entidad tendrá autarquía técnica, funcional y financiera y orbitará en el ámbito Ministerio de Desarrollo Productivo.

Kulfas, invitado a la Comisión, destacó la gran cantidad de actores que participó de esta iniciativa: “Trabajamos durante más de un año y llegamos a un texto de un proyecto de ley que entendemos que satisface las necesidades que tiene este sector para empezar a nacer y crecer en Argentina”.

En tanto, explicó que “es un mercado global emergente y es una oportunidad para que la Argentina se desarrolle en esta actividad”. Remarcó que “más de 50 países del mundo han avanzado con esta legislación”.
El Ministro compartió la expectativa de que se generen “empleos de calidad, 10.000 puestos de trabajo y nueva actividad económica de exportación, y con ello va a arrancar un sector con presencia federal en la actividad primaria, en ciencia y tecnología, en la actividad industrial y un incipiente desarrollo en varias provincias de la Argentina”.

“Es una actividad que genera gran cantidad de eslabonamientos, tanto hacia atrás como hacia adelante de la cadena productiva, lo que implica que haya más de 200 productos o subproductos vinculados al cultivo del cannabis”, destacó. Y señaló la existencia de redes de investigación, “iniciativas provinciales y municipales”, así como “emprendimientos privados exitosos”.