El presidente Alberto Fernández confirmó que convocará a sesiones extraordinarias, pero en el parlamento en el último día hábil del año por ahora poco se sabe de en qué fecha serán ni cuál será el temario. Por ahora no hay nada inmediato. Fuentes del bloque oficialista comentaron a Tiempo que podrían ser llamadas por el Ejecutivo nacional desde el 9 de enero. 

Según pudo saber este medio, las autoridades del bloque del Frente de Todos tuvieron durante la semana que finaliza contacto con representantes de la Casa Rosada, falta que la misma situación la replique el diálogo con el Senado que preside Cristina Fernández de Kirchner. 

El temario que tiene pensado Fernández para enviar al Congreso tiene como punto principal el tratamiento de una modificación en la Ley de Presupuesto para poder hacer frente al pago de coparticipación que la Corte Suprema exige que se le pague a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. También se sumarían el proyecto de ley de exteriorización de capitales -blanqueo- en el que trabaja el Ministerio de Economía y el Monotributo tech, que busca crear una nueva figura tributaria para que los profesionales que trabajen para empleadores del extranjero puedan cobrar sus remuneraciones en divisas con un tope anual. El mismo tendrá tres categorías diferenciadas para la exportación de servicios de hasta 30.000 dólares. 

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

También estará incluido el proyecto de Plan de Pago de Deuda Previsional para hombres y mujeres en edad de jubilarse que el presidente extendió por decreto tras cumplirse el plazo de la fecha de vencimiento a fin de mes.  El martes, la presidenta de la Cámara de Diputados, Cecilia Moreau, había expresado en Twitter que la cámara «tiene una veintena de proyectos por tratar», entre los que se encuentra Deuda Previsional, que afecta a «casi 800 mil personas que verán reducidas al mínimo sus jubilaciones desde el 1 de enero». «Me comprometo a redoblar los esfuerzos para seguir trabajando en este y otros proyectos que quedaron pendientes para mejorar la calidad de vida de todos los argentinos y argentinas», destacó. 

Lo cierto es que desde que asumió Fernández se realizaron unas seis sesiones en el periodo extraordinario en la Cámara Baja. La primera se hizo en diciembre del año 2019, a poco de que asumiera al frente del Ejecutivo.  Ese día se aprobó la ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva en la que se declararon nueve emergencias en distintas carteras de la administración nacional. 

Finalizando el año 2020 se aprobó la ley de sostenibilidad de la deuda bajo ley extranjera y el consenso fiscal 2019. En febrero se sancionó la modificación del régimen jubilatorio de jueces y diplomáticos. Al año siguiente (2021), en el período ordinario, también se aprobó la ley que establece que el endeudamiento bajo moneda extranjera, así como los acuerdos con el Fondo Monetario Internacional, requieran autorización del Congreso.  Y un beneficio extraordinario para familiares de la victimas del hundimiento del ARA San Juan, una ley de incentivos a la construcción y el financiamiento progresivo del sistema de ciencia y tecnología.  

Este año, el presidente convocó a extraordinarias con un ambicioso temario de 18 proyectos que incluían la reforma de la Ley del Consejo de la Magistratura hasta el Cannabis Medicinal y la nueva ley de VIH. 

Sin embargo, el año abrió con el bombazo de la salida de Máximo Kirchner de la presidencia del bloque del FdT tras su postura en contra de avanzar con un acuerdo con el FMI. El hecho generó fisuras en el oficialismo que no logró el consenso ni los números y no se pudo abrir el recinto en la temporada estival.