La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner sigue con su “evolución favorable” tras la cirugía a la que fue sometida esta mañana mientras que “tras una evaluación macroscópica” se le detectó un “pólipo uterino” de “características benignas”.

La vicepresidenta se internó este jueves por la mañana en el Sanatorio Otamendi, para ser intervenida quirúrgicamente, en el marco de una cirugía programada. CFK ingresó a las 6.45 al centro médico, donde un cirujano especializado en Tocoginecología le realizó la intervención.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Luego de la cirugía, quedó internada con una recuperación que puede extenderse de 48 horas a cinco días. Tras ese lapso, Cristina podría comenzar a reincorporarse a sus actividades de manera gradual, hasta retomar plenamente su rutina a las tres semanas de la operación.