Arcor, empresa propietaria de la tradicional firma La Campagnola, confirmó mediante un comunicado el cierre definitivo de su planta productiva de la ciudad mendocina de San Martín, y su traslado a Villa Mercedes, San Luis, por cuestiones “operativas”.

Semejante decisión deja a 125 trabajadores al borde de perder el empleo, en la mayoría de los casos, con décadas de antigüedad. Y no solo eso. Los trabajadores están también ante una angustiante encrucijada, porque la empresa no los va a echar sino que los “invita” a mudarse de provincia para mantener el empleo,

Esta insólita situación fue denunciada por los representantes gremiales de La Campagnola, porque claramente oculta la intención de negociar, a través de retiros “voluntarios” las indemnizaciones legales, de acuerdo al convenio colectivo.

Arcor solo le limitó a informar que la situación de la producción frutihortícola es crítica, producto de los altos costos, el bajo consumo y la apertura de las importaciones y que, por eso, debe redefinir sus planes de negocio.

“Frente a este escenario, la compañía ha decidido ofrecer diversas alternativas a los actuales colaboradores de la base San Martín, entre las que se encuentra el traslado a otras plantas del grupo”, dice en el comunicado sobre los trabajadores.