Un grupo de docentes de todo el país abordó las complejidades y virtudes de la educación a distancia que impone la pandemia, durante un diálogo por videoconferencia con la pareja del presidente de la Nación, Fabiola Yáñez, quien resaltó la importancia de la escuela pública como espacio de contención de los niños y las familias.

Maestras y maestros de las provincias de Santa Fe, San Juan, Entre Ríos, La Pampa, La Rioja y Buenos Aires coincidieron en que uno de los beneficios de esta modalidad pedagógica es el compromiso de las familias con la educación de los niños. Uno a uno, fueron mencionando las distintas situaciones con las que se encontraron a partir del aislamiento, y que calificaron como una “reinvención” de su tarea como docentes.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“No ha sido fácil organizar las guías, ha costado mucho al principio, es mucho tiempo de trabajo, de revisión de conexión” explicó Andrea Páez, maestra sanjuanina.

Desde La Rioja, Luciana Soria relató cómo utilizaron el arte para que los niños se expresen emocionalmente. “Más allá de la asistencia que ellos tienen con la necesidad de desayunar, almorzar y merendar quisimos acercarles el arte, porque les abre la cabeza, nos ha dado mucho conocimiento de las situaciones personales de los chicos”, explicó.

 La relación entre padres y docentes también fue un eje de la charla. Natalia Infante, de Chañar Ladeado (Santa Fe) contó cómo a través del Whatsapp los docentes mantienen contacto con las familias y se van enterando de sus necesidades. “Nos vamos tendiendo puentes entre todos”, dijo.

“Lo positivo es que los papás se hicieron cargo de sus hijos porque no lográbamos que se acercaran a una reunión de la escuela. Como la escuela está en el barrio, los hermanos  mayores llevaban a los chicos y no los veíamos. Ahora es estar conectados de todo el día porque de acuerdo al horario que llega el celular al  hogar es la comunicación que tienen los padres con los docentes”, sostuvo Hilda Leguizamón, docente de Entre Ríos.

Sonia Cipriano, de provincia de Buenos Aires sumó a esa perspectiva: “Si  hay alguien que se va a llevar un galardón en todo esto son las mamás. Ellas me llaman a escondidas a veces, preguntando algo que no recuerdan para poder explicarles a sus hijos. En otro momento eso no lo hubiésemos logrado”.

En un intercambio que reconstruye una nueva dinámica laboral, los maestros de mayor trayectoria y edad, comentaron que se nutrieron de los más jóvenes para comprender los nuevos usos de la tecnología. Los maestros más jóvenes reconocieron que van aprendiendo de sus colegas la experiencia en el trato con las familias.

“Me apoyé mucho en la experiencia de las maestras, la actividad tiene que explicarse con mucho más detalle, muchos videos, muchos audios”, narró Santiago Echevers, de La Pampa.

La primera dama valoró el rol de la escuela pública y de todos quienes la componen, en tiempos donde se constituye como lugar de contención, de abrigo y de alimento de miles de familias.

Estos encuentros se repetirán con docentes de otras provincias a modo de reconocimiento por su labor social.