El presidente Alberto Fernández suspendió a último momento una actividad en Escobar y está en la residencia de Olivos “reunido”. Se espera que haya más anuncios, en medio de la tensión financiera y la crisis política que desató la renuncia intempestiva del ahora exministro de economía Martín Guzmán.

Por lo pronto, también se espera que la flamante reemplazante de Guzmán en esa cartera, Silvina Batakis, termine de convocar a funcionarios y funcionarias de su ministerio para reemplazar a los que renunciaron tras la salida del discipulo de Joseph Stiglitz. Sin embargo, Tiempo pudo saber que se esperan otros cambios en el gabinete y que el ingreso de Batakis es el primer paso de un proceso de reemplazos en distintas áreas.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El presidente tenía pautada una actividad en Escobar, a las 12, junto a Juan Cabandié, ministro de Ambiente, el exintendente local y presidente del Ente Nacional de Control y Gestión de la Vía Navegable, Ariel Sujarchuk, y el intendente interino, Carlos Ramil. Tiempo pudo saber que habían anunciado que el helicóptero ya había salido de Olivos, pero finalmente nunca llegó. Alberto se quedó en la residencia todo el día.

Este medio confirmó que las definiciones de Batakis sobre “equilibrio fiscal”, recuperación de la moneda y la incrementación del control de las importaciones habían caído bien en el cristinismo.

De la reunión en Olivos no participan el diputado nacional y titular del PJ Máximo Kirchner; tampoco el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, porque hay sesión.

Más temprano, este martes, Alberto había compartido una reunión de trabajo en la residencia con la gobernadora de Río Negro, Arabela Carreras, y el senador nacional por esa provincia, Alberto Weretilneck.