El movimiento peronista comenzó a moverse. Después de la exposición de la vicepresidenta Cristina Fernández se activaron los canales militantes alrededor de la posibilidad de construir de manera colectiva una gran manifestación. Ante esto, la dirigencia reaccionó con dos reuniones: la del PJ provincial que encabeza Máximo Kirchner y la del nacional que presidió Alberto Fernández. Según pudo saber Tiempo, esa gran marcha llegará “más temprano que tarde”.

Los WhatApps de los y las dirigentes empezaron a sonar fuerte. Pedidos de reunión y directivas fue lo más común, según contaron dirigentes del PJ bonaerense. La reunión con Máximo Kirchner se activó rápido. La nacional, tampoco tardó en llegar. Según pudo saber este medio, fueron la catamarqueña Lucía Corpacci y el sanjuanino José Luis Gioja los que empezaron a llamar a los dirigentes este miércoles por la noche. En tanto, el PJ Capital tuvo su reunión este jueves a la tarde y realizará este sábado en Parque Lezama un encuentro masivo.

Marcha sí, la fecha la vemos

En estas reuniones hubo dos acuerdos y un desacuerdo. Por un lado se seguirán multiplicando las reuniones institucionales a través de los resortes partidarios y se seguirá en las calles y plazas, pero por el momento la fecha de esa gran movilización todavía sigue en duda.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Las opciones son varias: el fundacional 17 de octubre, el día del alegato del abogado de Cristina, Carlos Beraldi para recrear el 13 de abril de 2016 cuando fue a declarar por primera vez en Comodoro Py. Algunos en búsqueda de efemérides arriesgaron el 16 de septiembre, que es el día en que derrocaron a Juan Perón en el 55, y algunas fuentes del Senado deslizaron que va a ser mucho más pronto.

“El 17 es de Perón, no de Cristina”, sintetizaron para descartar una fecha que incluso evalúan muy lejana como para capitalizar la efervescencia de estos días, que por ahora se sigue manifestando de manera espontánea en la puerta de la casa de la vicepresidenta, ya por tercer día consecutivo.

El otro problema que aparece es la indefinición de la fecha del alegato de Beraldi. Se especula que puede llegar a ser a fines de septiembre o principios de octubre, ya que depende de la cantidad de días que tome cada defensa, pero recién el 5 de septiembre ya se sabrá.

Los bajos salarios, el otro tema central

“Reaccionó el movimiento obrero, hay presión desde abajo, los delegados de base lo cuentan. Es que se razona que, si la golpean así a Cristina, el resto de los laburantes sonó. Es la última línea de defensa”, caracterizó un consejero bonaerense.

De hecho, en la reunión del PJ bonaerense además de la organización de las actividades a favor de Cristina, se retomó ese reclamo de las bases. Máximo Kirchner sostuvo: “Esa baja de desocupación, lamentablemente viene acompañada de bajos salarios. Entonces el proceso de distribución que estaba en un 50 y 50, hoy calculan los compañeros y compañeras que estudian estos temas está en un 60 para el capital y en un 40 para el trabajo. Entonces se produce un fenómeno que en algunos centros de algunos distritos del conurbano tienen los restaurantes llenos en los lugares más pudientes, pero al mismo tiempo en sus barrios populares también tienen los comedores llenos. Entonces estas son las cuestiones que tenemos que discutir, no dejarnos dejarnos engañar y estar atentos».

En tanto, en el PJ nacional participaron Santiago Cafiero, Cristina Álvarez Rodríguez, Lucía Corpacci, José Luis Gioja, Eduardo Valdez, Gustavo Menéndez, en la sede partidaria y, por zoom, el presidente de la Nación y del PJ, Alberto Fernández, los ministros Agustín Rossi y Eduardo «Wado» de Pedo y Hector Daer, entre otros.

Se declaró en estado de alerta y movilización permanente, se convocó a una segunda reunión para el martes 30 a las 18, en la que se va a convocar al pleno del Consejo Nacional del PJ para definir convocar al máximo órgano partidario, el Congreso Nacional, presidido por Gildo Insfrán, del que participan casi un millar de dirigentes y dirigentas de todo el país. Luego también en una segunda instancia se convocará al resto de los partidos y organizaciones políticas que conforman el Frente de Todos.

Por lo pronto, en todas las provincias del país habrá charlas y actividades en las plazas, movilizaciones y actos. Lo mismo sucederá en el conurbano, en donde las pintadas ya están las paredes. Es que, más allá de la organicidad del partido, Cristina siempre gustó más de la espontaneidad de las masas, una relación directa con su electorado. Más allá de las distintas formas que vaya tomando la movilización popular, un dirigente de San Juan sintetizó: “La máquina del peronismo empezó a echar humo”.