Bajo la ingeniosa consigna “Que tu única salida tenga doble sentido”, la Fundación Por Pergamino invita a donar un alimento no perecedero “de tu changuito de compras” para que el municipio lo reparta en los barrios más necesitados. 

La campaña es el último ejemplo de las estrechas relaciones entre el intendente Javier Martínez, de Juntos por el Cambio, y las empresas del agronegocio que, casualmente, integran la fundación. Ya la semana pasada, Martínez había anunciado que se rebajaría el 30% de su sueldo para aportar a la lucha contra la Covid-19 y que tanto él como los miembros de su gabinete realizarían donaciones, una vez más, a la fundación. Que se destinen los fondos públicos para colaborar con el sector más próspero de la sociedad, como son las corporaciones del Agro ya es, cuanto menos, polémico; si además se tiene en cuenta que el propio gobierno municipal es integrante de la fundación, cualquier sospecha de malversación es válida. Si todo esto ocurre en una ciudad que viene denunciando los problemas de salud provocados por las fumigaciones y en donde quedó demostrado que el agua de tres barrios está contaminada con 18 tipos de agroquímicos se trata, sin dudas, de un escándalo.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Sentimos mucha angustia y que es una burla hacia las víctimas que todavía seguimos padeciendo las consecuencias del envenenamiento que nos ha causado el agronegocio con la absoluta aprobación del Estado municipal”, se queja la abogada Sabrina Ortiz, referente del colectivo Paren de Fumigar Pergamino y querellante en la causa del agua.

Desde 2011, Ortiz viene denunciando las graves consecuencias de las fumigaciones en los campos linderos a casas y escuelas. Y además lo sufre: tuvo dos ACV isquémicos, perdió un embarazo y registra en el cuerpo niveles de glifosato y lambdacialotrina (un insecticida de la marca Syngenta) en una cantidad 58 veces más alta de lo tolerable.

“Si el intendente quisiera ayudar a la sociedad no necesitaría enmascarar el aporte detrás de una fundación, ya que son empresas multinacionales las que la integran. Todo es muy turbio”, insiste.

De acuerdo a su página web, Fundación por Pergamino “tiene por objeto: realizar, promover, facilitar, estimular, colaborar, participar, ampliar y/o en cualquier forma intervenir en toda clase de iniciativas consensuadas por las organizaciones participantes con el fin propiciar el desarrollo local del Partido Pergamino y la región Norte de la Provincia de Buenos Aires, integrándose a la región y al mundo” y está integrada por AgIdea, Agritest, Agroactiva, Gesagro, Man Agro, Rizobacter, –todas empresas del agronegocio–, la Fundación de la Universidad Nacional del Noroeste de la Provincia de Buenos Aires y el Gobierno municipal.

Su titular, Cesar Belloso, es ex presidente de la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aapresid) y, en boca del intendente, uno de los “líderes comprometidos con el desarrollo local”.

Por su parte, la organización Paren de Fumigar Pergamino expresó que las últimas decisiones de Martínez “dejan a las claras una vez más las operaciones que realiza solo para favorecer a los sectores más ricos, dejando de lado a las necesidades básicas insatisfechas que hoy padecen los changarines, los trabajadores informales, la señora que se gana el pan diario y no puede salir a trabajar (…) Tenemos que saber con claridad que no se trata de un alma caritativa, su dinero vuelve a su bolsillo”.